Estos serán los puntos críticos del diálogo entre Gobierno y uribismo sobre la paz

Estos serán los puntos críticos del diálogo entre Gobierno y uribismo sobre la paz

Octubre 04, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Javier Molina Castillo l Colprensa y El País
Estos serán los puntos críticos del diálogo entre Gobierno y uribismo sobre la paz

Un grupo de universitarios se dio cita en la Plaza de Bolívar para exigir a las partes que se sienten cuanto antes a plantear soluciones tras el voto negativo al plebiscito por la paz.

Cuatro grandes temas concentrarán el grueso de las conversaciones sobre una posible renegociación. Esta sería la agenda del Centro Democrático.

Luego de que los acuerdos alcanzados en La Habana, Cuba, entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc no fueran refrendados en las urnas, hay puntos específicos que tendrán que tenerse en cuenta para una posible renegociación.

Aunque el Gobierno Nacional y las Farc se han mostrado abiertos a buscar soluciones, falta conocer la posición de los opositores, en su gran mayoría del Centro Democrático, sobre cuáles serán esos aspectos que tendrán que ser modificados, para aceptar el acuerdo.

Lea también: De la Calle, Mindefensa y canciller Holguín, los voceros del Gobierno para hablar con el uribismo

Sin embargo, en el proceso de negociación y en la campaña para la refrendación se dejaron algunas posiciones claras sobre la discordia, que estaría fundamentada en cuatro aspectos: el capítulo de justicia, la restitución de tierras, la participación política de las Farc y el tratamiento que se le debe dar al delito de narcotráfico.

Esos son quizá los principales asuntos sobre los que se centrará el diálogo entre los delegados del Gobierno y los representantes del Centro Democrático. ¿Cuál es la realidad de cada uno?

Justicia 

Carlos Arias aseguró que dentro del tema de la justicia hay que analizar detenidamente aspectos como la amnistía para las Farc y los límites que existen entre la justicia ordinaria y la transicional.

“Esos límites de la justicia tradicional y la justicia transicional son los más complejos, porque la segunda significaría, según los opositores a los acuerdos, que se estarían transgrediendo los límites de la propia justicia, lo que quiere decir que los miembros de las Farc serían juzgados con un rasero diferente a otros desmovilizados, como de los grupos paramilitares”, señaló Arias.

Allí entra a jugar un papel importante el tema de los delitos de lesa humanidad, ya que los acuerdos de La Habana no dejan claro qué pasará con las penas por esas conductas y si pagarían o no cárcel, razón que   argumentan los opositores al acuerdo, por lo que se tendría que  precisar o  modificar ese texto.

Para la directora del programa de Derecho de la Universidad de La Sabana, Juana Acosta,  los temas de justicia que más generaron controversia son los relacionados con la cárcel para   los guerrilleros,  especialmente frente a si “los máximos responsables de crímenes de lesa humanidad deben purgar penas”.

En ese mismo sentido se pronunció Frederic Massé, director del Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales de la Universidad Externado, quien fue enfático en asegurar que, aunque no se trata de imponer penas de 20 o más años para los miembros de las Farc, “se deben precisar más esas restricciones a la libertad y hacer un endurecimiento en las penas, especialmente cuando se trata de  crímenes de lesa humanidad”, por ellos cometidos.

Lea también: Uribe le propone a Santos otorgar amnistía a una parte de guerrilleros de las Farc

Participación en política

Otro de los temas que -quedó en evidencia en la campaña del plebiscito- genera discordia es la participación política de los guerrilleros. Aunque los analistas consideran que son aspectos que pueden llegar a flexibilizarse, la oposición no está de acuerdo en que a las Farc se les den curules inmediatas por un lapso de ocho años sin que las ganen en elecciones.

“Está muy relacionado con el tema de los crímenes de lesa humanidad, en el sentido de quiénes podrían ser la cabeza de esas curules y si hay que darles curules en forma inmediata o no”, señaló la directora del programa de Derecho de la Universidad de La Sabana, Juana Acosta, explicando que el principal motivo de discordia son las plazas que se les dan “regaladas”.

Para Frederic Massé, director del Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales de la Universidad Externado,  los guerrilleros que quieran participar en política no deben ser responsables de   crímenes de lesa humanidad, lo que haría que los jefes de las Farc  queden  fuera. O “que cumplan las penas y después  participen”.

El experto del Externado también propuso que  este punto se pueda terminar teniendo en cuenta “la voluntad de la guerrilla para reconocer los crímenes, para la reparación a las víctimas y que se comprometa a entregar a los menores y los dineros para la reparación”.

Para  Massé, este punto sería un poco más general en varios aspectos: la indemnización a los guerrilleros, la entrega de menores de edad de las filas de la guerrilla y buscar “más compromiso  de las Farc, que haya un trabajo verificado y no solamente que vayan recibir beneficios”.

Lea también: Las tres preguntas clave después del triunfo del NO

Tierras

Para Carlos Arias, docente de la maestría en Comunicación Política de la Universidad Externado, un punto de discordia de los opositores a los acuerdos está centrado en cómo será la restitución de tierras. Este tema podría ser de los “más complejos”, ya que –según el experto— toca neurálgicamente el alma de los principales opositores del No, porque mucha tierra que está ocupada por las Farc va a ser reclamada (por ellos) y el Gobierno establece que debe ser restituida.

“Es un tema económico, histórico de posesión de tierras. Cuando se empiece a revelar que todas estas tierras tuvieron algo que ver con el conflicto, tendrían que respaldar las titulaciones e ir a declarar, lo que podría llegar, en algunos de los casos, a revelar cómo fueron adquiridas”, resaltó Arias.

También está el tema de enfoque de género, con el que se podría afectar el concepto de familia, según resaltó Juana Acosta, directora del programa de Derecho de la Universidad de La Sabana,  quien cree que lo más importantes es “partir de la base que ya está, porque partir de cero no sería viable”.

A todo esto se sumarían más temas, por vacíos que cause la resolución de las controversias, según  Acosta,  que resaltó que lo primordial es que “exista un compromiso real de las Farc y que se den acuerdos  más explícitos de cara al país”.

Narcotráfico

Este es otro de los grandes temas en los que el Centro Democrático basó su campaña por el No en el plebiscito. El ex presidente Uribe y sus seguidores sostuvieron siempre que considerar al narcotráfico como un delito conexo al de rebelión era abrir otra puerta a la impunidad, sobre todo cuando las Farc llegaron a ser calificadas internacionalmente como el segundo más grande cartel de la droga.

La tesis que el Gobierno y las Farc finalmente avalaron, luego de las negociaciones en La Habana, es que la guerrilla es un grupo al margen de la ley que utilizó el tráfico de droga como un medio para financiar una lucha política. Por lo tanto, bajo esa óptica, el narcotráfico es un delito conexo al de rebelión.

El gran problema es que, evidentemente, el tema del narcotráfico está ligado a un asunto sobre el que el país no tiene ninguna claridad: cuál es la fortuna de las Farc, dónde está y cómo se puede acceder a esos recursos para reparar efectivamente a las víctimas.

El objetivo del Centro Democrático al presionar para que se renegocie lo acordado en La Habana en este tema, sería poner a las Farc contra la pared para que se comprometan a entregar realmente el dinero que tienen oculto y que ni siquiera la Fiscalía ha podido cuantificar.

Puntos neurálgicos

La reparación a las víctimas  ha sido muy criticado por la oposición por cuanto las Farc no han querido revelar la cuantía de sus bienes ni decir cuánto  van a aportar para ello.La oposición afirma que el  Estado no debe asumir solo esa responsabilidad y de hacerlo, podría afectar la economía.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad