Este es el camino que debe recorrer el nuevo acuerdo de paz para ser realidad

Este es el camino que debe recorrer el nuevo acuerdo de paz para ser realidad

Noviembre 27, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
Este es el camino que debe recorrer el nuevo acuerdo de paz para ser realidad

Congreso de la República.

De pactos y del buen ánimo en el Congreso dependerá la refrendación e implementación.

Después de la firma del primer acuerdo de paz con las Farc, el 26 de septiembre en Cartagena, nada salió como se esperaba. Aunque se logró la renegociación y parece que en definitiva se llegará a la implementación en el Congreso de la República, no está vigente el ‘seguro’ que se había creado en el Acto Legislativo para la Paz. Ahora, del buen ánimo político y de la discusión entre los partidos que conforman el legislativo depende la implementación del ‘Acuerdo del Teatro Colón’. Lea también: Ya fue radicado el nuevo acuerdo de paz en el Congreso de la República. Todo empezará el próximo martes con el debate del Senado, en el que se votará la proposición que les preguntará a los congresistas si refrendan o no el Acuerdo, en medio de las críticas porque ésta sea la entidad que haga este proceso. Incluso, ya se interpuso la primera demanda contra el presidente Juan Manuel Santos por escoger al Legislativo y no un mecanismo de participación ciudadana.  Sobre ella Mauricio Lizcano, presidente del Congreso, reconoce que será la primera de muchas: “Esa es temeraria, porque va en contra de la Constitución y de la ley. Nos tendremos que acostumbrar a que permanentemente van a poner obstáculos a la paz, demandas y contrademandas, pero la paz va a seguir adelante, porque la refrendación de los acuerdos va ligada al Artículo Tercero de la Constitución y a la Ley Quinta, luego, es una demanda que no tiene ninguna posibilidad de prosperar”. Lea también: Próxima semana será clave para la paz: Senado y Cámara debatirán para refrendar acuerdo. De todas formas, lo que se vendrá tras este escenario por la pérdida del plebiscito será una serie de discusiones jurídicas empezando por este procedimiento.  Por ejemplo, para el constitucionalista Juan Manuel Charry, que el Congreso refrende por medio de una proposición “podría ser inconstitucional porque  a las cámaras les está prohibido dar votos de aplauso a las actividades del Gobierno”. Claro que a nivel político todavía no se puede dar por ganada la refrendación. El viernes se anunció  la  propuesta del presidente del Partido Conservador, David Barguil, que se debatirá hoy, sobre si se participa o no en la refrendación. Todo un problema considerando que los conservadores tienen en la Cámara  28 representantes y  18 senadores, pero además, deben cumplir el mandato pues si no lo hacen podrían ser demandados y las consecuencias podrían ser la pérdida de investidura. Lea también: Optimismo en sectores del Sí por refrendación del nuevo acuerdo en el Congreso. Aun así se espera que las mayorías le den el visto bueno a la refrendación, que se haría  la semana venidera para que la semana siguiente se pueda iniciar la implementación. ¿Qué pasa si se revive el ‘Fast Track’?Sobre el tema, el senador Luis  Fernando Velasco dice: ”Al tener un trámite distinto se puede optar por hundir las leyes que se están  estudiando y tramitarlas por el nuevo procedimiento y las que ya estén aprobadas tendrían vigencia”. ”Si empezamos  por la ley ordinaria, tendremos que seguir por la vía ordinaria. Pero las nuevas leyes, como los actos legislativos para la justicia especial para la paz, la participación política y todo lo demás, pues lo haríamos por ‘Fast Track’, lo que implicaría que podríamos citar a extras y votar actos legislativos. Así, en marzo  podríamos tener casi la mayoría de las leyes aprobadas", confía el presidente del Congreso, Mauricio Lizcano. Los líos en acto legislativo El Acto Legislativo para la Paz especificaba varios puntos además de las facultades especiales del Presidente para expedir decretos con fuerza de ley. Tenía entre otras cosas el procedimiento legislativo especial que reducía el tiempo del trámite, pero sobre todo la condición de que el Congreso no podía modificar  normas sin llegar a un acuerdo con el Gobierno, entonces, los congresistas solo podrían decir Sí o No. Al respecto, el Presidente del Legislativo afirma que hay un compromiso básico de ser fieles a lo acordado. “Hay un compromiso muy importante que es el de la fidelidad de los acuerdos, pero la implementación en el Congreso tiene manejo, hay algunas normas que están claras en el texto pero que necesitan procedimientos en  donde  va a jugar, es decir, en la implementación el Congreso es protagonista, no va a ser simplemente un notario”, dice Liscano. El senador Luis Fernando Velasco reconoce que constitucionalmente los congresistas pueden modificar lo que quieran: “El Congreso está facultado constitucional y legalmente para  implementar todo el acuerdo, pero hay un elemento que hace parte  del Estado y las Farc.  Lo acordado tiene que ser incorporado por el Congreso y políticamente es evidente que le queda difícil modificar lo acordado, porque evidentemente los negociadores estaban negociado a nombre del Estado”. Manejar con paciencia, respeto y estrategia los debates, es la tarea que, dice Lizcano, tendrán que hacer, más cuando estarán en medio de discusiones de las que depende la implementación efectiva del acuerdo.Juan Manuel Charry afirma que serán tres los niveles de discusión que se verán en el Congreso: uno,  si las formas de implementación se ajustan o no al acuerdo; dos,  cómo se deben entender unas normas respecto de otras y van a haber contradicciones porque se prevé la amnistía pero todavía no está la justicia especial de paz, va  a haber una cantidad de andamiaje jurídico muy grande; tres, la constitucionalidad de las leyes de la implementación e incluso si hay sustituciones o no respecto de las reformas constitucionales”. Charry asegura que esos tres niveles implicarán grandes problemas si no se saben manejar. “Incluso podría haber casos en los que no se lograra la implementación correctamente”. Pero ser fieles a lo acordado, y hacer bien las normas para que por ejemplo la Corte Constitucional no las declare inexequibles, no son los únicos problemas. Están los tiempos que van ligados a la efectividad del manejo de los debates, que por su naturaleza suelen ser demorados. El plan de Lizcano es que la mayoría de las leyes se tramiten en  8 meses, eso si la Corte no  elimina la condición de la refrendación popular para que el acto legislativo para la paz entre en vigencia, y se pueda hacer uso del procedimiento legislativo especial  del ‘Fast Track’. “Ese es un proceso entre 6 y 8 meses para la mayoría de las leyes, es posible que alguna se vote después. Eso no quiere decir que las Farc no hayan dejado las armas y que no estamos disfrutando de la paz sino que con la amnistía ya la guerrilla empieza a entregar las armas y el resto de las leyes se van implementándose", añade. El pacto políticoAunque el Centro Democrático dice que la opción del pacto político fue rechazada, en el Congreso persiste está la intención de lograrlo en el marco de la implementación, y si se puede, dice el senador Velasco, en el marco de la refrendación. “Se puede hacer un pacto político de acuerdos y desacuerdos. Muchos de los temas  que motivaron a una campaña democrática importante frente al No fueron recogidas y si esos temas fueron tenidos en cuenta  pues que ese pacto político diga: esos temas que se recogieron votémoslos  juntos rápidamente. Si podemos hacer ese pacto político dentro del Congreso podemos agilizar muchísimo la implementación", dice Velasco. Lizcano también afirma que estarán dispuestos a conseguirlo,  eso sí deja claro que el acuerdo no se puede modificar: “Hoy el acuerdo es final definitivo y sobre eso es imposible que haya un nuevo acuerdo, pero sobre la implementación es sobre la que se puede llegar a consensos políticos y sobre eso se puede hacer el acuerdo de los partidos, yo estoy listo, estamos abiertos al tema y eso es lo que quiere el país”. La ley de  amnistíaEl objetivo es que la Ley de Amnistía se apruebe este año, pues es la que garantizará la permanencia de los guerrilleros en las zonas  transitorias. Los  insurgentes se empezarían a mover a ellas 5 días después de la refrendación, pero las Farc han insistido que sin esa ley no lo harán. “La amnistía sí se puede sacar muy rápidamente porque es una ley  que se puede convocar con mensaje de urgencia y eso significaría una votación en las comisiones primeras conjuntas de Cámara y Senado y a los quince días la votación en la plenaria. De modo que en menos de un mes se puede votar una amnistía”, dice Velasco. Lizcano afirma que esperan que el Gobierno la radique  pronto  y con mensaje de urgencia se podría estar votando en la primera semana de diciembre: “Yo creo que sería aprobada con esa urgencia el 20 de diciembre en sesiones extras”. Pese a que coincide con el trámite a la Reforma Tributaria, “el Congreso va a cumplirle al país. Se hará una reforma tributaria justa y equitativa, con una paz estable y duradera. Tenemos todo planeado para hacer las dos cosas”, agrega Lizcano.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad