"En este proceso de revisión no puede haber inamovibles": Carlos Holmes Trujillo

Octubre 16, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Judith Gómez Colley y Diego Martínez Lloreda | El País

Carlos Holmes Trujillo, asesor internacional del partido Centro Democrático.

Carlos Holmes Trujillo dice que el Centro Democrático no tiene líneas rojas en sus propuestas para buscar un mejor acuerdo de paz. “En materia de justicia hay que llegar a un diseño equilibrado”.

Carlos Holmes Trujillo, uno de los voceros del Centro Democrático (CD)  que trabaja junto a delegados del Gobierno en procura de buscar una salida a la crisis que generó al proceso de paz el triunfo del No en el plebiscito, asegura que ese partido no está pidiendo que se analice   línea por línea el acuerdo firmado el pasado 26 de septiembre, sino que se estudien  diferentes puntos desarrollados en La Habana.  Afirma, además, que el CD no está dilatando este proceso  y  que el término de tiempo para renegociar el acuerdo depende de la voluntad real que exista y enfatiza que  se       puede buscar un acuerdo mejor al que hay.  Lea aquí los planteamientos del uribismo para destrabar el acuerdo de paz con las Farc. Dos semanas después de los resultados del plebiscito y tras este proceso de acercamiento con el Gobierno, ¿qué lectura le hace usted a la situación? Siento que se está presentando un proceso de asimilación del resultado que tuvo lugar en el plebiscito, que no ha concluido aún. Todavía no hay la claridad deseada  a cerca de lo que fue el mandato que dieron los colombianos  el 2 de octubre. Es bueno recordar que el pueblo colombiano le dio el mandato al Presidente de la República de no implementar el acuerdo tal como está, pero también le dio el mandato político de avanzar en la búsqueda de un acuerdo mejor, porque todos los colombianos que acudimos a las urnas votamos a favor de la paz y los abstencionistas también la quieren.  ¿Lo que ha pasado en estas dos semanas va en ese camino de encontrar un acuerdo mejor? Va en ese camino con dificultades, con distancia en materia de criterios básicos, con diferencias de óptica y de interpretación sobre algunos de los temas del acuerdo. Pero hay que resaltar  que hay un escenario formal en el cual nos estamos reuniendo el Gobierno y voceros de otros sectores del Sí con los voceros de distintos sectores que abogamos por la victoria del No. La existencia de ese  escenario es útil para construir confianza y avanzar en la construcción de  un acuerdo mejor. ¿No son demasiadas las propuestas hechas y   que pueden imposibilitar avanzar hacia ese  acuerdo mejor? No, son algunas posiciones perfectamente claras y por las cuales votaron los colombianos.   El documento que presentó el Centro Democrático es de 26 páginas, el acuerdo tiene 297, o sea que nosotros no estamos planteando que se analice línea por línea sino que se estudien los distintos puntos que se desarrollaron en la agenda de La Habana, a la luz de lo que son los planteamientos que se están haciendo y hablo específicamente del Centro Democrático. El expresidente  Pastrana dijo que lo que correspondía hacer era revisar punto por punto el acuerdo. ¿Cree que eso es lo que hay que hacer? Sí. Esa  es la metodología que nosotros estamos proponiendo, pero eso no quiere decir línea por línea. Pero esa negociación podría llevar otros cuatro años... No, porque no son todos los puntos del acuerdo. Pero en cada uno de los puntos hay  propuestas de los diferentes sectores que votaron el No. Uno de los  puntos en que ustedes hacen mucho énfasis es el de la justicia especial para la paz. Sobre el tema el jefe de las Farc, ‘Timochenko’, dijo que sería un exabrupto reabrir ese punto. ¿Ese puede ser el inamovible en este proceso? En este proceso no puede haber inamovibles, de por medio hay un mandato del pueblo colombiano, cuyo resultado ya había sido previamente aceptado por el Gobierno y las Farc cuando señalaron que acatarían el mecanismo de refrendación que decidiera la Corte Constitucional. Lo importante en materia de justicia es llegar a un diseño equilibrado, que permita avanzar hacia la paz, pero no  implique desconocimiento de las obligaciones internacionales que tiene el Estado ni  signifique  un mal ejemplo ni un mal mensaje para la sociedad colombiana.  En justicia transicional, ustedes piden que no se cree una justicia paralela sino que actúe la justicia actual. ¿Ese es otro inamovible? Es una propuesta que nosotros consideramos buena para el país. Cuál es el criterio que nos mueve: primero, que no hay que crear instituciones paralelas; segundo, no propiciar una explosión burocrática; tercero, hay que respetar  la regla fiscal, porque todo lo que se plantee en el acuerdo tiene que corresponder a la realidad presupuestal del país. En materia de justicia, por ejemplo, proponemos medidas de justicia transicional, pero dentro del marco de la justicia ordinaria. En resumidas cuentas, lo que estamos proponiendo  es  encontrar el  equilibrio dificilísimo entre justicia y paz sin necesidad de crear una jurisdicción paralela con competencias ilimitadas como están contempladas en el acuerdo original. ¿Ustedes consideran que, tal como lo planteaba el acuerdo, esta justicia que se cree  debe tener la posibilidad de revisar casos juzgados? No, la cosa juzgada hay que respetarla. Lo que más nos preocupa  de esa justicia es que, tal como está planteada, desconoce el principio del juez natural y  la no retroactividad en materia penal, tiene una competencia temporal indefinida, tiene  competencia sobre conductas que no se definen. Por ejemplo, es competente para investigar autoría directa e indirecta de delitos cometidos con ocasión del conflicto y no se dice qué es autoría indirecta,  adicionalmente a eso,  en el preámbulo  le consagran a Colombia la justicia prospectiva y nadie sabe qué es eso, eso no tiene límites. Es decir, que mediante esas competencias indefinidas sin temporalidad y la incorporación de conceptos de justicia nuevos, cuya elaboración no ha terminado, lo que podría generar es una inseguridad jurídica indeseable para el país. ¿Para el Centro Democrático cuáles son las propuestas innegociables? Nosotros no tenemos líneas rojas. Pero nos parece que debe haber justicia eficaz, debe haber comparecencia efectiva de los culpables de los más graves delitos, debe haber privación de la libertad efectiva, creemos que el narcotráfico no debe ser considerado como delito conexo al delito político, creemos que les deben dar los beneficios más amplios posibles sin impunidad a los miembros de las Farc, de las Fuerzas Armadas y agentes del Estado que estén eventualmente incursos en delitos. No creemos que sea necesaria la creación de una jurisdicción especial paralela. Eso lesionaría aún más al sistema judicial y a las altas cortes. Eso lleva a pensar que ustedes lo que quieren es un nuevo acuerdo...  No, son nuevos puntos en el acuerdo. No hay porqué enredarse en el debate de un nuevo acuerdo o no. Lo claro es que el Presidente no puede implementar el acuerdo existente, ese es el mandato de los colombianos. Cuando dice que el Presidente no puede implementar el acuerdo admite que el fallo de la Corte Constitucional solo lo compromete a él, ¿en consecuencia, el acuerdo lo puede sacar adelante el Congreso? Por supuesto que sí. El resultado del plebiscito solamente es vinculante para el  Presidente, no para los otros poderes. Pero se cometería un grave error en las circunstancias actuales si eso no es consecuencia de un gran acuerdo nacional.  Mucha gente no entiende  por qué  si al expresidente Uribe y al Centro Democrático el Gobierno los invitó muchas veces a hablar del proceso de paz, no quisieron, y ahora sí buscaron hacerlo... Es  que a nosotros no nos invitaron para conversar ni para escucharnos. Nos invitaron para que adhiriéramos a lo ya negociado.  Ustedes han insistido en que los jefes de las Farc que sean condenados por delitos de lesa humanidad no participen en política. ¿Eso en la práctica no significa sacar a las Farc de la política?  No, el planteamiento nuestro no es contra la participación en política de las Farc. Por supuesto el destino de las Farc, si finalmente se llega a un acuerdo que sea aceptado por el pueblo colombiano, y cumplen con los compromisos que adquieran, es la participación en política. El tema está en la elegibilidad de los culpables de los más graves delitos.  El Presidente,  cuando anunció la prolongación del cese el fuego bilateral hasta el 31 diciembre  dijo  que esperaba que antes de que se venciera esa prórroga se pudiera llegar a un acuerdo. A uno le da la impresión que el Gobierno está generando la sensación de que esto se va a resolver en dos meses. ¿Cree que eso va a pasar?  El término es función de la voluntad real que exista. Si nos  ponemos de acuerdo en un día, se puede hacer, si nos ponemos de acuerdo en una semana, en una semana será. Nosotros vemos unos asuntos urgentes que hay que tratar con celeridad, sin sacrificar la profundidad. Lo urgente es garantizar que no hayan nuevas manifestaciones de violencia. Nosotros apoyamos todas las medidas conducentes a garantizar el cese el fuego. En esta etapa evitar manifestaciones de violencia es fundamental.  ¿Cómo analiza el hecho de que en algunos sectores se diga que el Centro Democrático lo que busca es dilatar este proceso y llevarlo al debate electoral del 2018? No tenemos ninguna intención en ese sentido, y hablo por mí que aspiro, el escenario  en el que yo quiero estar en una campaña presidencial es el de una Colombia con un acuerdo ya firmado para poder dedicarnos a plantear hacia el futuro la verdadera generación de desarrollo. ¿De no lograrse negociar  un nuevo acuerdo, a ustedes y otros sectores que promovieron el No les tocaría cargar con la responsabilidad histórica de haberse atravesado al proceso de paz? No votamos  dos personas, fueron 6, 5 millones de personas que votaron a favor de la paz, pero contra unos acuerdos. La responsabilidad histórica la tendrían quienes insistan en unos acuerdos que fueron rechazados por la mayoría de los colombianos. ¿Es optimista de que ese acuerdo mejor  se va a lograr? Soy moderadamente optimista.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad