Dos discursos de Iván Márquez que muestran el cambio de las Farc

Dos discursos de Iván Márquez que muestran el cambio de las Farc

Agosto 26, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Dos discursos de Iván Márquez que muestran el cambio de las Farc

Alias Iván Márquez, jefe negociador de las Farc en los diálogos de paz con el Gobierno Nacional.

En el 2012 el jefe negociador de la guerrilla 'vomitó fuego' contra el Gobierno, los políticos, los empresarios y Estados Unidos. Cuatro años después ni siquiera mencionó a 'Tirofijo' o 'Alfonso Cano'. ¿Qué significa?

El discurso que el jefe negociador de las Farc, alias Iván Márquez, dio en La Habana después de firmar el acuerdo final de paz, dejó en claro que la guerrilla ya empezó a desmovilizarse, y para hacerlo comenzó por desarmar su lenguaje.

Porque cuatro años atrás, en octubre del 2012, el mismo Márquez le dio la bienvenida a los diálogos de paz con un discurso que dejó perplejos a todos los colombianos por el alto nivel de agresividad de sus palabras, los duros cuestionamientos al Gobierno y la casi nula apertura para discutir los asuntos críticos de la realidad nacional.

Pero, el discurso en el que hablaba de un "estado terrorista" y un "régimen que asesina con sus planes de guerra y política económica", se distanció ampliamente de las palabras que leyó este miércoles en La Habana, donde se le vio conciliador, político y pacífico, iniciando su intervención con la frase: "Hemos ganado la más hermosa de todas las batallas, la de la paz".

Aunque no dejó de plantear los grandes cambios que la guerrilla espera para Colombia, sin duda el Iván Marquez de 2016 ya habla más como político, que como guerrillero. Y es claro que la guerrilla está dispuesta a participar en la construcción de esos cambios.

Cuatro años antes se refirió en tres oportunidades al abatido jefe guerrillero Alfonso Cano, trajo a colasión la memoria de Simón Bolívar y se fue lanza en ristre contra Álvaro Uribe, sus hijos y otros grandes empresarios del país, pero en el 2016 no hizo referencia a ninguno de estos nombres, pues ni siquera los mencionó.

Incluso, el final de su discurso del 2012 fue "¡Viva Colombia! ¡Viva Manuel Marulanda Vélez! ¡Viva la paz!", y el de cuatro años más tarde fue "Unamos nuestras manos y nuestras voces para gritar nunca más, nunca más".

Los pocos puntos con similtud fueron la alusión a la participación de Simón Trinidad (de quien en el 2012 pidió su liberación, y aunque esto no se dio, dijo en el 2016, que está a la espera de lo mismo) y el llamado al  ELN para iniciar un diálogo de paz.

¿Pasó entonces Iván Márquez de hablar como un guerrillero a expresarse como un político?

Para el politólogo Luis Felipe Barrera, promotor cívico del Sí al plebiscito en Cali, la evolución del discurso de Iván Márquez demuestra que, "contrario a lo que se suele afirmar, el país no se le ha entregado a las Farc, sino que ellas se entregaron al país".

"De la instalación de Oslo a la declaración final de ayer, hay un trecho gigante. Márquez pasó de asumir que las Farc eran víctimas del ‘terrorismo de Estado’ a poner en el centro del Acuerdo Final el reconocimiento y reparación integral de las víctimas. Con la aceptación de la justicia transicional, el marco democrático en el que se insertarán para participar en política, la superioridad del modelo económico capitalista y la entrega efectiva de las armas, quedó claro que la revolución naufragó".

Según el analista, "la narrativa de Márquez menguó en su beligerancia, sectarismo y prepotencia.  Entró en una lógica política que persigue una mayor diversidad en la esfera pública incompatible con la implementación de todas las formas de lucha. Ahora podremos discrepar con ellos, no por sus métodos criminales, sino por sus palabras, pensamientos y propuestas. La desmovilización del lenguaje de las FARC antecede a la desmovilización física de sus efectivos".

Luciana Manfredi, politóloga y docente de la Universidad Icesi, indicó que el cambio en el discurso es bastante ilustrador pues evidencia la variación de la posición de Márquez de adversario en el 2012 a aliado ganador en el 2016.

"El discurso del 2012 fue más beligerante que el del 2016. No en el contenido, sino en el tono de voz y el lenguaje no verbal de Iván Marquez. La diferencia radical es que en el 2012 el discurso estaba marcando una posición de poder de uno de los actores del ejercicio de negociación. El miércoles estaba mostrando a uno de los ganadores del acuerdo. Claramente la retórica no verbal fue diferente", analiza la experta.

Aunque para la analista, en ambos discursos hubo palabras comunes como paz, solución pacifica, pobreza, libertad, reforma rural;  "el discurso del 2012 hace más énfasis en la injusticia, la desigualdad y la pobreza. Sobre todo el tema del territorio, lo agrícola. Es importante tenerlo en cuenta porque la desigualdad en la distribución de la tierra es uno de los factores del origen del conflicto armado. De hecho, de acuerdo con historiadores del Centro de Memoria Histórica, es el factor fundamental que dio inicio al conflicto".

Por su parte, el politólogo Carlos Arango Schütz, señala como el sentimentalismo histórico por las causas guerrilleras del siglo XX del que hablaba Márquez en el 2012, tuvo un giro notable para mostrarlo como una "victoria de las Farc".

"Comparativamente las preocupaciones dejaron de centrarse en aquel panorama desolador e incierto que debía superarse a toda costa, y pasaron a la necesidad de recalcar los beneficios incluyentes, justos y proporcionadas del Acuerdo Final. Gran parte del discurso fue enfocado en enunciar vehementemente las ventajas de la veeduría internacional en el desarme, del fortalecimiento democrático gracias a la inclusión política de las Farc y a la necesidad de vigilar los acuerdos y el cumplimiento de los mismos", indicó.

Lea el discurso de Iván Márquez en el 2016 y el discurso en el 2012.

 

2012: "No somos los guerreristas que han querido pintar algunos medios de comunicación. Venimos a la mesa con propuestas y proyectos para alcanzar la paz definitiva, una paz que implique una profunda desmilitarización del Estado y reformas socioeconómicas radicales que funden la democracia, la justicia y la libertad verdaderas. (...) No obstante, nuestra determinación tiene la fortaleza para enfrentar a los guerreristas que creen que con el estruendo de las bombas y de los cañones pueden doblegar la voluntad de quienes mantenemos en alto las banderas del cambio y la justicia social".

2016: "El acuerdo de paz no es un punto de llegada, sino el punto de partida para que un pueblo multiétnico y multicultural, unido bajo la bandera de la inclusión, sea orfebre y escultor del cambio y la trasformación social que claman las mayorías".

2012: "No somos causa, sino respuesta a la violencia del Estado, que es quien debe someterse a un marco jurídico para que responda por sus atrocidades y crímenes de lesa humanidad como los 300 mil muertos de la denominada época de la Violencia en los años 50, que responda por los cinco mil militantes y dirigentes de la Unión Patriótica asesinados, por el paramilitarismo como estrategia contrainsurgente del Estado, por el desplazamiento de cerca de seis millones de campesinos, por los más de 50 mil casos de desaparición forzada, por las masacres y los falsos positivos, por las torturas, por los abusos de poder que significan las detenciones masivas, por la dramática crisis social y humanitaria".

2016:  "Lamentablemente, en toda guerra, pero especialmente en las de larga duración, se cometen errores y se afecta involuntariamente a la población. Con la firma del acuerdo de paz, que lleva implícito el compromiso de No Repetición, esperamos alejar definitivamente el riesgo de que las armas se vuelvan contra los ciudadanos".

2012: "Qué bueno sería protagonizar el surgimiento de unas nuevas fuerzas armadas. No más sumisión a Washington, no más subordinación al Comando Sur y no más complacencia con la expansión de bases militares extranjeras en nuestro territorio".

2016: "Al Gobierno de los Estados Unidos que durante tanto tiempo apoyó la guerra del Estado contra la guerrilla y contra la inconformidad social, le pedimos siga respaldando de manera diáfana los esfuerzos colombianos por restablecer la paz, siempre esperando de Washington gestos humanitarios que concuerden con la bondad que caracteriza a la mayoría del pueblo norteamericano, amigo de la concordia y la solidaridad. Quedamos a la espera de Simón Trinidad":

 

2012: "Hoy hemos venido a desenmascarar a ese asesino metafísico que es el mercado, a denunciar la criminalidad del capital financiero, a sentar al neoliberalismo en el banquillo de los acusados como verdugo de pueblos y fabricación de muerte".

2016: "Nos asiste la convicción de que hemos interpretado fielmente el sentimiento de nuestros compañeros y compañeras de armas y de ideas, que siempre combatieron pensando en la solución política del conflicto, y, sobre todo, en la posibilidad de una patria justa; sin esos abismos horrorosos que hoy se interponen entre el desarrollo y la pobreza".

 

2012: "No se puede encadenar este proceso a una política enfocada exclusivamente en la obtención desaforada de ganancias para unos pocos capitalistas a los que no les importa para nada la pobreza que abate al 70% de la población. Ellos sólo piensan en el incremento de su botín, no en la reducción de la miseria".

2016: "La paz es para todos y abraza todos los estratos de nuestra sociedad llamándolos a la reflexión, a la solidaridad, y nos dice que es posible sacar el país adelante".

2012: "La titulación de tierras, tal como la ha diseñado el actual gobierno, es una trampa. Encarna una suerte de despojo legal a través del cual se busca que el campesino, una vez con el título de propiedad en sus manos, no tenga otra salida que la de vender o arrendar a las transnacionales y conglomerados financieros a los que sólo les interesa el saqueo exacerbado de los recursos minero-energéticos que están debajo del suelo".

2016: "Hemos suscrito el acuerdo “Hacia un nuevo campo colombiano: Reforma Rural Integral”, que busca la transformación de las condiciones de miseria y desigualdad que imperan en las zonas agrarias de nuestro país, llevando los planes y programas para el buen vivir y el desarrollo a partir de la titulación de las tierras en poder de las comunidades rurales".

2012: "Y claro, se escuchan a los portavoces del Gobierno y la oligarquía proclamando el crecimiento de la economía nacional y sus exportaciones, pero no: en Colombia no hay economía nacional. Quienes exportan el petróleo, el carbón, el ferroníquel, el oro, y se benefician con ello son las multinacionales. La prosperidad entonces es de éstas y de los gobernantes vendidos, no del país".

2016: "No será posible detener la poderosa fuerza del cambio originada en los sueños y esperanzas de un pueblo que reclama sus derechos. Nada podrá desviarnos del camino. El pueblo de Colombia exige respuestas a sus inquietudes y el gobierno debe darlas con acciones tangibles".

***

2012: "Sí: la paz no es la simple desmovilización. Decía el comandante Alfonso Cano: “Desmovilizarse es sinónimo de inercia, es entrega cobarde, es rendición y traición a la causa popular y al ideario revolucionario que cultivamos y luchamos por las transformaciones sociales…"

2016: "Tendremos paz si se respetan los acuerdos. El pueblo debe constituirse en garante principal de su cumplimiento. Acuerdo Especial de Paz y pueblo deben ser uno solo como mar y ola, donde los acuerdos son el mar y el pueblo la ola persistente exigiendo cumplimiento".

***

2012: "La insurgencia armada motivada en una lucha justa no podrá ser derrotada con bombarderos ni tecnologías ni planes por muy sonoras y variadas que sean sus dominaciones. La guerra de guerrillas móviles es una táctica invencible. Se equivocan aquellos que embriagados de triunfalismo hablan del fin del fin de la guerrilla, de puntos de inflexión y de derrotas estratégicas, y confunden nuestra disposición al diálogo por la paz con una inexistente manifestación de debilidad".

2016: "Permítannos rendir el más sentido homenaje a los caídos en esta larga confrontación fratricida. A las familias, madres, viudas, hermanos, hijos y amigos nuestras condolencias por el luto y la tristeza de la guerra. Unamos nuestras manos y nuestras voces para gritar NUNCA MÁS, NUNCA MÁS".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad