Desazón en los pueblos golpeados por la guerra tras el No en el plebiscito

Octubre 03, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Desazón en los pueblos golpeados por la guerra tras el No en el plebiscito

En los municipios más golpeados por el conflicto armado, como los del departamento del Cauca, ganó el Sí al plebiscito.

Habitantes de la zona de conflicto quedaron a la expectativa de si sigue la violencia o se logrará alcanzar la paz. Así vieron los resultados de la jornada electoral.

El triunfo del No en el plebiscito, que buscaba refrendar el acuerdo final para la terminación del conflicto, dejó a las víctimas de la guerra entre el Estado y las Farc en un mar de confusión y a la expectativa de si seguirá la violencia o se logrará acordar de forma definitiva la paz. 

Esta sensación quedó registrada, principalmente, entre los habitantes de zonas inmersas en el conflicto, como Florida y Pradera, en el Valle, y Toribío y Caloto, en Cauca. 

El alcalde de Florida, Diego Felipe Bustamante, manifestó que el triunfo del No advierte que “la comunidad todavía no ha sentido los rigores del conflicto armado. Esto, sumado a la desinformación que se hizo tan palpable durante las campañas del plebiscito, terminó jugando un papel determinante en las votaciones en el país. Hay víctimas que todavía no perdonan y eso es comprensible, pero ahora toca buscar la forma de seguir el camino en búsqueda de la paz”.

Edward Mulato, coordinador de la Mesa Municipal de Víctimas de Florida, dijo que en ese municipio se quedaron “con los crespos hechos” luego de recibir los resultados del plebiscito, pues deseaban celebrar el fin del conflicto y la certificación de la llegada de la paz.

“Este es un golpe duro y muy decepcionante para nosotros como víctimas, porque vemos que Colombia es un  país de gente insensible. Estamos convencidos de que este acuerdo va a parar la guerra y que nuestros hijos van a tener un mejor futuro, pero recibimos con extrañeza que sean departamentos como Cundinamarca y Antioquia los que nos den la espalda, cuando en los eventos que nos han pedido respaldo los hemos apoyado; ese es un acto insensible e inexplicable”, aseguró Mulato, quien advirtió que en ese municipio las víctimas ya trabajan en un ‘plan b’ para alentar el fin del conflicto.

En ese sentido, el coordinador de la Mesa Municipal de Víctimas de Zarzal, Óscar Libardo Hernández, manifestó su decepción por el resultado “y que haya algunas víctimas que rechazaron esta oportunidad de cese al fuego. Anhelábamos que al menos mil fusiles dejaran de apuntarle a las víctimas y que los campesinos, indígenas y afros pudieran volver a sus tierras, pero lastimosamente no se dio”.   

Lea aquí: Santos convoca al uribismo para determinar el camino a seguir ante rechazo a acuerdo de paz

A su turno, Rosario Morales, coordinadora de la Mesa Municipal de Víctimas de Pradera, indicó que la victoria del No “se veía venir, porque considero que este proceso se volvió más una contienda política para ver quien tenía más poder: si Santos o Uribe, lo que terminó por dañar la intención de los acuerdos, que fueron negociados en una mesa privada y sin la opinión del pueblo. Estoy de acuerdo con que se renegocie el acuerdo de cara al país, porque las Farc todavía no se ganan la confianza de las víctimas”.

Entre tanto, el párroco de Toribío, Guillermo Gómez, dijo que la decisión de los 6,4 millones de ciudadanos que refrendaron el No, fue acatada con desconcierto por parte de la población de ese municipio, donde estaba programada una celebración por parte de indígenas si el Sí resultaba ganador en la jornada.

“Es muy preocupante que la paz se ponga en tela de juicio. Con este resultado la ilusión de la gente queda en el limbo porque, según nos dijeron en una conferencia de pedagogía para la paz, toca esperar mucho tiempo para que se reanuden las negociaciones y se llegue a buen puerto. Este resultado nos deja en el futuro más incierto, sobre todo en una zona tan golpeada por el conflicto y que anhela la paz sin condiciones ni referendos”, aseguró el representante de la Iglesia católica en Toribío.

Gómez advirtió que la falta de información “terminó inclinando la balanza, porque la confusión hizo que la gente no supiera decantarse bien a la hora de votar. No sé si la guerra va a continuar o si la guerrilla va a tomar el camino de la misericordia y va a dejar las armas definitivamente, para terminar con una guerra absurda que nos consume desde hace más de medio siglo”.

[[nid:582041;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/10/img-20161002-wa0002.jpg;full;{Una masiva asistencia de ciudadanos se registró en las mesas de votación instaladas en este municipio del norte del Cauca, uno de los que más ha sufrido los estragos de la guerra con las Farc. Las elecciones transcurrieron con calma.Fotos: Oswaldo Páez l El País}]]

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad