Consulta popular y resistencia civil, ¿qué alcance tienen para refrendar la paz?

Consulta popular y resistencia civil, ¿qué alcance tienen para refrendar la paz?

Junio 14, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País|Colprensa
Consulta popular y resistencia civil, ¿qué alcance tienen para refrendar la paz?

El Gobierno ha fijado el 23 de marzo como meta para firmar el acuerdo de paz con las Farc, con quienes dialoga en La Habana.

Las dos iniciativas están de esquina a esquina: una es promovida por el Partido de la U y otra por el Uribismo. Opinan analistas.

El uribismo sigue recogiendo firmas y aún más cuando el presidente Juan Manuel Santos dijo que “se ríe” de su recolección, que pretende la continuidad de las Farc; pero también el Partido de la U, en cabeza de Roy Barreras, se mantiene expectante ante la respuesta del Consejo Nacional Electoral para que le aprueben la consulta popular.  Las dos iniciativas están de esquina a esquina: una en contra del proceso de paz, que hasta ahora se ha adelantado con la guerrilla, y otra como el ‘salvavidas’, por si el plebiscito se cae en la Corte Constitucional.  Y ante la incertidumbre de qué pasará, la pregunta por ahora es: ¿qué alcance pueden tener este tipo de iniciativas? La recolección de firmas del Centro Democrático realmente no tiene un objetivo claro y concreto. Sus dirigentes, y el mismo expresidente Álvaro Uribe han dicho que es una carta en donde se recoge el inconformismo en contra de lo que hoy se negocia.  Entonces no es claro si busca tener efectos jurídicos o quiere tumbar todo lo negociado de inmediato. Para el director del programa de Ciencias Políticas de la Universidad de la Sabana, Iván Garzón, “es una anticipación a la campaña del plebiscito por el No”, lo que más que cualquier cosa tiene un efecto simbólico, que redundaría en el mecanismo de refrendación si lo aprueba la Corte.  “Creo que hay que tener en cuenta que si bien hay un sector amplio de la sociedad que tiene muchas críticas, ha habido un contraste muy amplio entre esas mayorías que se oponen y la capacidad de movilizarse en contra del proceso, entonces creo que esta es una forma de anticiparse para cerrar esa brecha y, segundo, para generar un efecto político del total de firmas que representarían una muestra del número de personas que estarían en contra del proceso”, dice. Es decir, se necesitan más de 4,5 millones de firmas, pero así recoja la mitad, más de 2 millones de personas en contra del proceso paz sería algo que podría poner a la defensiva al Gobierno Nacional, según el experto. Garzón señala que “lo que parece interesante de analizar, es que en general con la agenda del proceso, el uribismo siempre ha llevado la delantera, es decir, siempre han ido marcando la agenda y creo que eso tiene un elemento que en este caso también se hace presente”. Para Carlos Arias, docente de la maestría de Comunicación Política de la Universidad Externado, se trata de un ejercicio democrático que tiene efectos solamente mediáticos, pero que a partir de esa presión lograrían que se haga una refrendación que implique más de una pregunta.  Agrega que pese a que el Gobierno  ha prometido constantemente la refrendación, no la haría, porque el Mandatario suele cambiar las reglas del juego cuando va perdiendo.  Mientras tanto, poco se cree que el Consejo Nacional Electoral apruebe la iniciativa del Partido de la U, dado que lo que está pidiendo es una consulta interna que solo se puede usar para las decisiones internas del partido y para elegir a sus candidatos en procesos electorales. Además, solo los militantes del partido pueden votar en dicha consulta, y no todos los colombianos como en la consulta popular. “Esto que está haciendo Roy Barreras es lo mismo que está haciendo Uribe en términos mediáticos. Yo creo que ninguno de los dos lo logrará, pero no deben ser vistos como unos ejercicios reales, sino como de poder y presión pública, ejercicios mediáticos”, asegura Arias.   Cuando el Partido de la U hizo la solicitud ante el CNE, manifestó que: “En esta consulta popular se preguntará a la ciudadanía si está de acuerdo con el proceso de paz que se adelanta en La Habana entre el Gobierno Nacional y las Farc y en consecuencia se exige a la bancada del Partido de la U, legislar para implementar los acuerdos derivados de este proceso de paz, a través de los desarrollos normativos pendientes”. Según se conoció, en la Corporación dicen que es necesario hacer diferencias. Pues, aunque el partido pide que se haga una “consulta popular”, la solicitud real sería de una consulta interna, a la que todas las organizaciones políticas tienen derecho. Y la diferencia  es bastante grande.  En la  interna, solo participan los militantes formalmente inscritos al partido para tomar decisiones internas  o para escoger a sus candidatos en cargos o corporaciones de elección popular. En la consulta popular como mecanismo de participación ciudadana participan todos los colombianos pero requiere de la tercera parte del censo electoral y generalmente la solicita el Presidente de la República, pero cuando es una iniciativa ciudadana se deben recoger firmas que correspondan al 5 % del censo para llevarla a cabo. Esta última consulta tendría más incidencia sobre el proceso de paz que la consulta interna del Partido de la U. 

Sobre las Farc El Juzgado Segundo Penal Municipal de Medellín, con funciones de control  de garantías, expidió 19 órdenes de captura contra integrantes del Secretariado de las Farc y comandantes del Frente 36. La decisión del despacho se tomó luego de que la Fiscalía presentara al  despacho los casos de reclutamiento de 27 niños, niñas y adolescentes en varios municipios del norte, bajo Cauca y Occidente de Antioquia. Este año la Unidad de Análisis de Contexto de la Fiscalía (Dinac), entregó la cifra de reclutamiento de menores por los que se investiga a las Farc, la cual asciende a 11.556 casos entre 1975 y 2014. El 33 % de los casos corresponderían a mujeres y los departamentos más afectados serían  Antioquia, Meta, Guaviare y Cauca.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad