Con música y teatro, las Farc celebraron el adiós a la guerra en el Cauca

Mayo 28, 2017 - 10:32 p.m. Por:
Redacción de El País
Evento artístico celebración 53 años Farc

‘Los dientes de la guerra’ fue una de las obras que el Teatro Experimental de Cali, de la mano de su directora Jaqueline Vidal, se exhibieron el sábado en La Elvira. En la noche también hubo espacio para el baile, que terminó con una alborada.

Foto: Raúl Palacios | El País

“Estamos en La Habana, Cuba,
buscando la solución,
a este conflicto armado
que vive nuestra nación.
Pueblo, pueblo, pa’ la mesa,
vamos todos por la paz,
porque el pueblo colombiano,
ya quiere vivir en paz…”.

La orden de cesar los fusiles permitió que Jhon Guerrero empezara a disparar canciones. Sus casi dos metros de estatura y sus 25 años ya no están al servicio del Arturo Ruiz, el frente de las Farc que patrullaba por las tierras chocoanas que lo vieron nacer.

Ahora es el cantante de La Elvira, la zona veredal ubicada en Buenos Aires, Cauca, donde casi 1500 personas, entre guerrilleros e invitados, celebraron el fin de semana el aniversario 53 de esa guerrilla, que sería el último que la organización pasaría en armas.

Y aunque Jhon ya había festejado al menos dos cumpleaños farianos, la sonrisa destaca entre su negra piel brillante para reconocer que el de ahora fue diferente: ‘Cantantes por la Paz’ o ‘Mirando hacia el Futuro’ son los nombres que le gustaría ponerle a la orquesta que quiere dejar de ser utopía tras el acuerdo firmado el año pasado con el Gobierno Nacional.

“Yo sueño con ser un cantante, grabar en una disquera y que mucha gente algún día escuche mi talento y me apoye en mi propósito de seguir cantando por la paz”, dice mientras tararea una estrofa que le inspiró la muerte de Martín Elías, el hijo de Diomedes.

En ese mismo paraje cordillerano, Evelyn también tiene muchos motivos para celebrar. La paz no solo le trajo una hermosa bebé, que ya tiene dos meses, sino que hace ocho días se reencontró con Shirley, la hermana de un año de nacida que dejó en su casa de Armenia cuando se enfiló en la tropa subversiva.

“En enero, un amigo de una sobrina nos ayudó a contactarla por Facebook y ahora que la puedo distinguir la veo radiante, muy diferente a lo que me imaginaba, ¡es una berraca!”, dice la tía que no se cansa de cargar en brazos a Sarita ni de escuchar los 18 años de vida de su hermana que no compartió.

Historias como esas fueron las que pudieron conocer quienes desde muy temprano comenzaron a desfilar por las casi tres horas de camino que separan La Elvira de Cali para participar en el festejo ‘Farc-EP 53 años’.

Dos ‘chivas’, dos buses y varias camionetas transportaron también carpas, instrumentos musicales y abrigos para soportar el frío amanecer en las zonas de camping que se improvisaron en los alrededores de la zona veredal.

El sábado, en medio de la incertidumbre generada por la reunión que sus jefes celebraban con el Gobierno en Bogotá para redefinir el cronograma para la dejación de armas, los anfitriones también madrugaron para engalanar el área social donde recibirían a los visitantes, que incluyeron políticos, artistas, deportistas, universitarios, periodistas y familiares de los farianos.

Pero la carretera en mal estado, la resistencia al sol picante del invierno y el deseo de respaldar la disposición para la paz de los guerilleros no fue lo único que se puso a prueba durante la jornada.

A cargo de esa tarea estaba Boris, para quien el cubrimiento de los diálogos en La Habana se convirtió en el mejor posgrado para entender aquello de que la comunicación es el cuarto poder. Un poder que las Farc quieren usar, dicen, para ganar la guerra mediática, ahora que ganaron la paz.

“Hay que recalendarizar los acuerdos de paz”

“De manera realista, no están dadas las condiciones para que el 31 de mayo se haga la dejación de armas”, dijo Pablo Catatumbo en el acto formal de la celebración, que contó con la presencia del expresidente Ernesto Samper y del congresista del Polo Democrático, Iván Cepeda.

Según el jefe de las Farc en el Cauca, “la gente sensata de este país debe darse cuenta que las Farc hemos tenido una enorme voluntad y hemos cumplido los acuerdos, pero todavía no tenemos seguridad jurídica ni seguridad física, el paramilitarismo está creciendo en el país; no tenemos una certeza en la reincorporación de nuestros hombres a la vida civil”.

Antes, en su discurso ante sus compañeros de La Elvira, Catatumbo reconoció un ambiente de “incertidumbre”, pero dijo “que la consigna es no desfallecer” y que este “debe ser el último aniversario en armas”.

“Soy partidario de que se encuentre la manera de recalendarizar esos acuerdos, de ponerles nuevos plazos si es necesario. ¿De manera que nos demoramos 50 años para encontrar una salida pacífica al conflicto armado y no nos podemos demorar unas semanas más para que se cumplan adecuadamente los compromisos pactados?” planteó a su vez el expresidente Samper, que lidera la Iniciativa por la Paz.

En su opinión, la reprogramación del Día D+180, que se cumple el próximo miércoles 31 de mayo, es necesaria para garantizar la seguridad jurídica de los miembros de las Farc, definir la seguridad económica de ellos mediante proyectos productivos, y crear mecanismos de combate de los grupos paramilitares que redunden en la seguridad física de los guerrilleros.

Al final, el senador Cepeda anunció que la Comisión de Paz del Congreso tomó esta semana “la decisión de hacer todos los esfuerzos necesarios para que las leyes, las reformas constitucionales que requiere el acuerdo entre el Estado y las Farc se conviertan en realidad respetando a la letra el espíritu y la naturaleza del Acuerdo de Paz”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad