Analistas prevén un sombrío panorama para Colombia después del plebiscito

Analistas prevén un sombrío panorama para Colombia después del plebiscito

Octubre 03, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Camilo Osorio Sánchez | reportero de El País
Analistas prevén un sombrío panorama para Colombia después del plebiscito

Tras la victoria del No, la sala de reuniones de los que apoyaron el Sí quedó devastada en Bogotá.

Cinco catedráticos vallecaucanos de ciencia política evalúan lo que puede suceder tras la derrota del acuerdo de paz en las urnas. Desde la oposición se afirma que no habrá un retorno a la guerra.

Un país dividido y sumido en una gran incertidumbre frente a su futuro, y un Gobierno con muy poco margen de maniobra para encontrar el rumbo.

Ese, según diversos analistas políticos, es el primer panorama que deja la derrota del SÍ en el plebiscito convocado para validar el acuerdo de paz con la guerrilla de las Farc.

“Es catastrófico. No quiero posar de apocalíptico o terrorista verbal, pero este No traerá consecuencias políticas impredecibles, porque el pueblo le dijo No a los acuerdos, No a las Farc. Me quedo corto en dimensionar la catástrofe política y la polarización que se viene para el país”, aseguró Óscar Gamboa, asesor de posconflicto de la Alcaldía de Cali.

El politólogo Luis Felipe Barrera, líder del movimiento ciudadano Ganando la Paz, señaló que el No deja al Gobierno Nacional sin oxígeno político y carente de legitimidad, mientras que “se fortalecen las facciones de la derecha más dura”.

“No creo que un nuevo Gobierno pueda llevar a las Farc a negociar lo que ya habían ganado, no creo en una negociación con un Gobierno que les diga: dejemos todo lo que se acordó y ahora paguen cárcel”, sostiene Juan Carlos Gómez, Ph. D. en Ciencia Política y docente de la Universidad Icesi.

Por otro lado, agrega, con este resultado Colombia será vista con malos ojos por la comunidad internacional, lo que podría traducirse en menor inversión extranjera.

Las contradicciones y frustraciones venideras son difíciles de prever, afirma Nelson Molina Valencia, doctor en Psciología Social y profesor de la Universidad del Valle, pues aunque las Farc han dicho que no volverán a las armas, la realidad es que con este resultado los acuerdos no están vigentes.

El triunfo del No en el plesbiscito, sostiene Molina, también plantea un debate muy profundo sobre las implicaciones éticas de los discursos de los partidos políticos.

Para Molina, “los promotores del No impulsaron un discurso del individualismo, de proteger la esfera individual, cuestiones absolutamente de lo privado, mientras que el Sí promovió un modelo más empático y colectivo, donde el beneficio del otro también es el beneficio mío, sin que eso signifique una postura política”.

Aún así, dice el experto, “los opositores no tienen respuesta clara sobre cuál es la alternativa a seguir”, y es muy difícil saber cuánto tiempo necesitará el país para recuperarse social y políticamente de lo ocurrido en las urnas.

Esa misma incertidumbre es la que señaló Andrés Felipe Galindo, analista político de la Universidad Javeriana, quien sostiene que, además, “el No también puede generar una fragmentación en la unidad de mando de las Farc y una inseguridad dentro de ese grupo guerrillero para un nuevo proceso de renegociación”.

Las implicaciones serán muchas y muy complejas, agrega: “Esto podría golpear la confianza en la estabilidad macroeconómica del país, y se vería reflejado en una caída de mayor inversión extranjera directa. Además, políticamente vamos a quedar en un limbo: ¿hay legitimidad para que las Farc sigan negociando con este Gobierno?”, cuestionó.

Lea también: "Las Farc mantienen su voluntad de paz", dice Timochenko

Los opositores no ven el panorama venidero con esos ojos. De acuerdo con el abogado constitucionalista Rodrigo Pombo Cajiao, “aunque los defensores del Sí dijeron que lo pactado con las Farc no se podía reformular, es necesario hacer cambios y convertir los acuerdos en una política de Estado que incluya a la oposición”.

“Hay que incluir entre los negociadores a los uribistas. Ellos tendrán que dar de su parte y sacar los puntos de los acuerdos que deben ajustarse, y volver los acuerdos una política de Estado. Si hay una gran virtud de este proceso es que llegó tan adelante, que es irreversible. Las Farc son conscientes de que no van a llegar al poder por la vía armada, han ganado mucho políticamente. Con la inclusión de todos los actores, el ciudadano del común percibirá que todos los líderes políticos están en el acuerdo y lo respaldarán”, indicó Pombo.

Héctor Alonso Moreno, doctor en Ciencia Política y docente de la Universidad del Valle, afirma que este triunfo del No, no necesariamente implica que las Farc volverán a la guerra.

“La Habana es el agotamiento del proyecto de la guerrilla, cuyos líderes entendieron que un triunfo armado no es posible y que sólo queda negociar. No habrá alzamiento armado ni una guerra civil. Esto, en realidad, es un llamado de atención para discutir en otros términos. No podemos permitir que la gente del Sí diga que el No es la guerra total”.

Moreno además recordó que el Presidente tiene la obligación constitucional de seguir buscando la paz con las Farc, por lo que es viable una renegociación.

[[nid:582166;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/10/contraste_portada__0.jpg;full;{La tristeza de los que apoyaban los acuerdos de paz entre el Gobierno y las Farc, contrastaron con los de quienes este domingo decidieron decirle No a los mismos. Las dos caras de la moneda.Elpaís.com.co l AFP}]]

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad