¿Tiene futuro la consulta anticorrupción en el Senado?

¿Tiene futuro la consulta anticorrupción en el Senado?

Abril 18, 2018 - 11:50 p.m. Por:
Redacción de El País 
Consulta anticorrupción

Desde noviembre pasado la Consulta Anticorrupción, respaldada por tres millones de colombianos, espera que el Congreso la avale para ir a las urnas.

Colprensa / El País

Incierto. Así es el futuro de la Consulta Anticorrupción que promueve la Alianza Verde para, entre otras cosas, obligar a los congresistas a mostrar sus estados financieros y reducir casi que al 50 % sus propios salarios.

Aunque la cita para votar el proyecto estaba fijado para el martes pasado, 70 senadores terminaron decidiendo que será solo el 5 de junio (una semana después de la primera vuelta presidencial) cuando se le dé visto positivo a la iniciativa.

Los senadores, incluyendo sus promotores, acordaron que la consulta sí influiría en la campaña y aunque Angélica Lozano, representante a la Cámara y creadora de la propuesta, confía en la palabra de sus colegas, muchos colombianos que se manifestaron en redes sociales y algunos analistas no lo tienen tan claro.

Lea también: Consulta anticorrupción quedó aplazada para ser votada en junio en el Senado

“Ahí están pintados los partidos y senadores que no apoyan la realización de la Consulta Anticorrupción, lo dicen sin rubor porque sienten que esa consulta los perjudicará en la campaña presidencial”, dice León Valencia, analista político y director de la Fundación Paz y Reconciliación.

Pero Lozano considera que la iniciativa sigue vigente. “Lo que pasó ayer (martes) es que cuatro candidatos se comprometieron ellos y sus bancadas a apoyar la consulta: De la Calle, Duque, Fajardo y Petro. De todos, yo creo que el único que se va a voltear es el senador Roy Barreras, que anoche dijo que no”.

Reconoce que de los 70 senadores que votaron sí, se puede voltear alguno, pero “quedó en video ante el país su compromiso de votar favorablemente por la consulta el 5 de junio. No se me van a voltear a mí, sino al país”, insistió.

Y en parte tiene razón. El analista político de la Universidad de La Sabana Diego Cediel dice que este tipo de proyectos siempre tienen respaldo unánime porque son asuntos de interés general: la lucha contra al terrorismo, la violencia contra los niños.

“No es posible que tenga una amplia resistencia porque el costo político de dudar, hacer precisiones, matizar algunos temas se lee a favor del otro bando”. Aunque también dice que votar ahora la consulta es darle favorecimiento mediático a la Alianza Verde, que promueve a Sergio Fajardo.

“Evidentemente los verdes necesitan ese impulso y es probable que los senadores pospongan su voto para después de segunda vuelta y no favorecerlos”, agrega.

Pero la incertidumbre persiste. En la noche del martes, mientras se discutía en el Congreso la viabilidad de la Consulta, el senador Roy Barreras alegó que de los siete puntos que allí se promueven al menos cinco ya existen en la legislación colombiana.

Además, sostiene que la Consulta es un “espejismo” porque aunque los colombianos voten mayoritariamente sí, tendrá que hacer su trámite por el Congreso de la República para convertirse en ley.

Lozano comenta que Barreras no está revelando nada, “aunque está en derecho legítimo de estar en contra de una consulta que él curiosamente firmó”.

“Una consulta lo que da es un mandato y una vez aprobado en las urnas el trámite es en el Congreso, donde se debe dar un plazo de un año para que se incorpore a la respectiva ley cada mandato”, explica Lozano.

Precisamente el abogado constitucionalista Juan Manuel Charry indica que, por ejemplo, para reducir el salario de un congresista es necesaria una reforma constitucional, pues para la Carta de 1991 sería inconstitucional bajar el salario de un funcionario.

Agrega que para sacar adelante los puntos de la Consulta se requieren modificaciones al Código Penal, proyectos de ley y reformas de ley orgánicas y constitucionales. “No basta la decisión del Congreso para que se haga la Consulta. Se requiere de un instrumento físico que toma tiempo y en medio de las presidenciales no se sabe si la organización electoral podrá tener todo listo para tal efecto: imprimir tarjetones, hacer formularios, instruir los jurados. Creería que es más práctico hacer todo por el Congreso”, sostiene Charry.


Sin embargo, Lozano recuerda que varios de los temas planteados en la consulta ya pasaron ocho veces por este Congreso y sus integrantes o archivaron o le dijeron no.

De la Consulta

1. Reducir el salario de los congresistas de 40 a 25 salarios mínimos legales vigentes de
y altos funcionarios de Estado.

2. Que las personas condenadas por corrupción y delitos
contra la Administración Pública deban cumplir la totalidad de las penas en la cárcel y que se les prohíba contratar con el Estado nuevamente.

3. Establecer la obligación a todas las entidades públicas y territoriales de usar pliegos tipo, que reduzcan la manipulación de requisitos habilitantes.

4. Establecer la obligación de realizar audiencias públicas para que la ciudadanía y los corporados decidan el desglose y priorización del presupuesto e inversión de la nación.

5. Que los congresistas rindan cuentas de su asistencia, su votación y su gestión.

6. Hacer públicas las propiedades e ingresos injustificados de políticos y extinguirles el dominio.

7. No más atornillados al poder: máximo tres periodos en corporaciones públicas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad