Estatuto de la Oposición, una iniciativa que tenía 26 años en mora

Abril 16, 2017 - 01:57 p.m. Por:
Colprensa
Senado Congreso

Senado de la República.

Colprensa

Si el país tenía alguna deuda con los temas que planteó la Constitución Política de 1991, esa era la referente al Estatuto de la Oposición. 26 años después y luego de muchos intentos, Colombia está ad portas de alcanzar una reglamentación que haga posible que los partidos que no estén con los gobiernos hagan uso del derecho a la oposición.

El trámite se logró en el Congreso de la República gracias al mecanismo de la vía rápida o ‘fast track’, de manera que ya fue votado y aprobado en las plenarias del Senado y de la Cámara, y queda tan solo pendiente la conciliación entre esas dos corporaciones, que se hará en esta semana de Pascua, para que pase a sanción presidencial.

Lea también: 'Gobierno y Congreso concertan cambios en reforma al sistema de regalías'.

El analista político y catedrático John Mario González le ha hecho seguimiento a la propuesta gubernamental y considera que si bien es un avance, está lejos de ser un gran logro de la democracia, como lo ha denominado el ponente, senador Roy Barreras.

“No tengo duda de que el proyecto finalmente se aprobará, pero su contenido no cambia en nada las condiciones bajo las cuales se ejerce la oposición en Colombia y está lejos de ser siquiera un placebo institucional para el ejercicio de la misma”, plantea González.

Barreras, por el contrario, sostiene que es “un gran avance para la democracia colombiana, porque permitirá plenas garantías, respeto y total equilibrio en el ejercicio democrático para los partidos y movimientos que hagan parte de la oposición. Colombia necesita urgente ese esquema de Gobierno-oposición”.

Pero en criterio del analista, si el Ejecutivo quisiera ser exitoso en impulsar un rediseño institucional para el ejercicio de la política, requeriría que la administración Santos tenga fortaleza política, claridad en las reformas que hay que aprobar y no estar en la fase final del Gobierno.

“Pero tratándose de forjar un estatuto de la oposición, el problema es mayor, toda vez que la expedición de una ley no puede corregir profundas fallas del sistema político que tienen una raíz constitucional. Es como erigir un edificio torcido y querer apuntalarlo con madera gorgojeada”, sentencia González.

Cuando el Presidente realice una alocución por los medios que usan el espectro electromág- nético, la oposición lo podrá controvertir con igual tiempo y en el mismo horario, a las 48 horas.

Este estatuto plantea en su articulado que estos sectores tendrán participación en la Comisión de Relaciones Exteriores, órgano consultivo del Presidente de la República, en especial para los temas internacionales, pero la misma en el actual Gobierno ha perdido protagonismo.

También plantea el derecho a participar en las herramientas de comunicación de las corporaciones públicas de elección popular u otros que ya están en otras normas, como el acceso a la información y a la documentación oficial.

Igualmente se aprobó que haya una sesión exclusiva sobre el Plan de Desarrollo y presupuesto.

Lea aquí: 'Cidh estudiará los acuerdos de paz entre el Gobierno y las Farc'.

Al respecto, el analista dice que “esto es un mero saludo a la bandera, como si a lo largo de cuatro años de periodo de sesiones no hubiera tiempo para abordarlo, y cuando incluso la mayoría de planes de desarrollo municipales y departamentales son asumidos apenas como una mera formalidad”.

Una norma más que ya está aprobada es la que plantea que se declara el Día de la Oposición, para que esta determine el orden del día de la sesión plenaria y comisiones permanentes.

Otro punto aprobado es el derecho a la réplica y el mayor acceso a los medios de comunicación social del Estado o que hacen uso del espectro electromagnético, pero que son pagados con recursos públicos.

El ponente Barreras destacó además que la futura ley tiene una norma que permite que “el candidato perdedor en las elecciones presidenciales tendrá derecho a ocupar una curul en el Senado y otra en la Cámara (presidente y vicepresidente) durante los cuatro años para ejercer la oposición. En el caso regional, el candidato a la Gobernación que no ganó tiene derecho -si así lo quiere- a ocupar una curul en la Asamblea y, en el caso de la Alcaldía, una curul en el Concejo”.

El principal jefe de la oposición que tiene la política hoy en Colombia, el expresidente y senador Álvaro Uribe, en el debate en la plenaria, sostuvo que cuando se habla de la financiación adicional a los partidos de oposición se parte del supuesto de que los partidos de Gobierno tienen unas prerrogativas.

“En el balance Gobierno-oposición, cuando en la ecuación están el desgaste del Gobierno y la oposición como alternativa de poder, si eso es transparente, no tendrían que darse estas compensaciones”, asevera.
Uribe también se muestra contrario a la norma de dar curul al segundo en las elecciones: “Eso está en el contexto, en la discusión del momento, todos los días hay una disculpa para crecer más este Congreso, para crecer más las asambleas, para crecer más los concejos”.

Una voz que sí defiende el contenido del proyecto es el senador liberal Edinson Delgado, quien considera que “tener un estatuto de estas características le entregará verdaderas garantías a las fuerzas políticas que decidan ejercer ese derecho en su momento, además de gozar del pleno respaldo de la sociedad y de contar con las garantías jurídicas del caso. Una democracia que se precie de ser fuerte y madura debe tener una fuerza de oposición. Esto lo que hace es nutrir la convivencia en una sociedad”.

Lea también: '"Fast track no es un capricho, es una necesidad": De la Calle sobre futuro de los acuerdos'.

Al Estatuto de la Oposición, en visión de analistas, le podría pasar lo que sucede con la Ley de Ordenamiento Territorial, la cual, pese a que fue presentada por el entonces ministro del Interior Germán Vargas Lleras como un logro, en la actualidad es infortunadamente un ejercicio de gimnasia institucional. Estos asuntos llegan a ser meros ‘cascarones’ que tienen poco o ningún efecto sobre la institucionalidad, aseguran.

Polémico artículo

Dentro del Estatuto de la Oposición, el artículo que más polémica causó y y fue criticado por gremios defensores de la libertad de prensa, fue el derecho a la réplica.

En dicho artículo se indica que la oposición tiene derecho a réplica en medios de comunicación del Estado y los que usen el espacio electromagnético “frente a tergiversaciones graves o evidentes o ataques públicos proferidos por el Presidente, ministros, gobernadores, alcaldes y por cualquier otro alto funcionario”.

La Federación Colombiana de Periodistas dijo que algunos de esos espacios podrían usarse para cuestionar contenidos periodísticos.

Más detalles de la norma

El Estatuto de la Oposición determina que habrá una partida adicional equivalente al 5 % del monto del financiamiento que se hace de los partidos y movimientos políticos, la cual irá al Fondo Nacional de Financiación Política. Esta partida se destinará a los grupos que se hayan declarado en oposición al Gobierno.

Todos los partidos políticos, una vez se inicie un gobierno debe acudir ante el Consejo Nacional Electoral, CNE, para expresar cual será su posición frente al Gobierno de turno.

Sobre el orden del día en las plenarias del Congreso, el Estatuto plantea que lo podrá proponer cinco veces en cada periodo legislativo. Puede incluir debates de control político.

La inasistencia o retiro de los congresistas a las plenarias, cuando el orden del día haya sido realizado por la oposición, serán consideradas como faltas disciplinarias y se les descontará de sus salarios ese día.
La oposición accederá a los medios de comunicación estatales al igual que a la información y a la documentación oficial. También podrá participar en las mesas directivas de las corporaciones públicas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad