NOTICIAS DE POLÍTICA
Hoy:

Encrucijada electoral de liberales y conservadores

Enero 16, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País, Bogotá

Analistas dividen opiniones sobre si estos partidos están en riesgo frente a otras fuerzas políticas.

Las elecciones de octubre representan un alto reto para los partidos tradicionales, Conservador y Liberal, los cuales deberán iniciar una reingeniería política para no ceder espacios regionales a colectividades como Cambio Radical, La U, Verde, PIN y el mismo Polo Democrático.Así lo consideran algunos sectores políticos, los cuales coinciden en que existe un riesgo electoral que obligará a los azules y rojos a trazar sus estrategias, con alianzas incluidas, para no quedar en un segundo plano en el escenario político municipal y departamental.El ex candidato liberal a la vicepresidencia, Iván Marulanda, tiene claro que “estas elecciones las van a ganar los partidos y las fuerzas políticas que estén en la capacidad de entender e interpretar las realidades que está viviendo la gente; en promover nuevos liderazgos a partir del debate del estudio del análisis y en proponer soluciones prácticas y reales a los problemas”.Ante esta realidad política, Marulanda dice que “los partidos tradicionales se quedaron en la politiquería, en la compra de votos, de líderes, en los contratos, en las promesas, en el clientelismo”, por lo que considera: “Eso va a ser derrotado por esa práctica democrática que está poniendo en marcha el presidente Álvaro Uribe para la U”.Por ello, reconoce que “debe haber un revolcón total, en sus hábitos políticos, en sus enfoques y técnica de trabajo”, pero se declaró pesimista de que esto tenga futuro en los partidos tradicionales porque cree que esas colectividades “están en manos de caciques regionales que tienen afincado su poder en maquinarias políticas”.Paradójicamente, el politólogo Alejo Vargas tiene una visión contraria a Marulanda. Este académico no cree que los partidos tradicionales corran riesgo y dice que “por el contrario lo que veo es que se van a fortalecer”.Habla de las alianzas que se van a presentar y asegura que “la unión entre Cambio Radical y el Partido Liberal los va a convertir en una fuerza política muy importante, tal vez la segunda o la primera, y el Partido Conservador históricamente ha tenido mucha fuerza regional”.Sobre esta base reseña que “lo que veo es una recomposición del bipartidismo”.Hipótesis conservadorasLa visión que tienen algunos militantes del Partido Conservador sobre la suerte de la colectividad en las elecciones tiene varias aristas, que finalmente confluyen en la necesidad del fortalecimiento de la colectividad.En una mirada no muy optimista, el historiador conservador Alberto Abello recuerda que “el panorama cambió completamente. Este era un país bipartidista y hoy es pluripartidista porque está la U que puso la mayor votación en las últimas elecciones, Cambio Radical que tiene un peso importante, el PIN que logró una votación importante en las legislativas aunque es una colcha de retazos y después quedan los partidos Liberal y el Conservador”.Este panorama, según Abello, “es inusual”, porque “eso nunca había pasado, eso rompe todos los esquemas anteriores de un bipartidismo que generalmente hubo en el país”.Rememora que en el Frente Nacional eran dos partidos unidos que tenían la oposición de la Anapo.Recuerda que solo se advertían “disidencias que no eran otros partidos” e ilustra lo anterior trayendo a colación las tendencias ospinistas y laureanistas del conservatismo, pero deja claro que “no eran partidos, eran la misma cosa. Esta vez sí son partidos”.Anota que hoy el tema es de alianzas entre los partidos para mantener o aumentar la presencia regional. Pero el presidente del Directorio Nacional Conservador (DNC), senador José Darío Salazar, tiene una visión más optimista. “Las cifras del Partido hablan por sí solas. Tenemos casi 300 alcaldías, gobernaciones importantes como la de Antioquia, la de Risaralda, de Norte de Santander. Aspiramos a recuperar Boyacá y Nariño. Creo que el Partido Conservador tiene la fuerza para mantener lo que tiene y crecer”.Salazar dice que “las alianzas se dan generalmente para gobernadores y alcaldes, hoy casi nadie se elige solo para el Ejecutivo” por lo que anuncia que “donde haya necesidad de alianzas, las haremos”.Dentro de las estrategias comenta que “vamos a visitar las regiones. Vamos a hacer un foro ideológico en febrero, otro foro programático en marzo y foros regionales”.Por su parte, el senador conservador Carlos Emiro Barriga sentencia que “las últimas reformas políticas lo que han hecho es fortalecer a los partidos tradicionales, Conservador y Liberal, y no tengo ninguna preocupación como conservador porque cada día vamos a crecer más”.El ex presidente del Directorio Nacional Conservador, Fernando Araújo, reconoce que en las elecciones “tenemos riesgos, todos los partidos los tienen”, pero resalta que el Partido posee “una posición de liderazgo a nivel regional”.Al ser cuestionado sobre si la colectividad debe tener un ‘revolcón’ en sus estrategias políticas, Araújo dice que ya “está trabajando en la línea de lo que debe hacer. El Partido está muy abierto a estudiar posibles alianzas siempre bajo sus principios, pero con la posibilidad de mirar alternativas de coaliciones a nivel municipal, departamental”.Liberales, al rojo vivoEn las toldas del Partido Liberal, las visiones no difieren mucho de su homólogo conservador, en la medida en que hay visiones diferentes sobre el camino a recorrer.El ex presidente Ernesto Samper tiene claro que “lo que hay que hacer es un reacomodamiento frente a las nuevas circunstancias políticas” y manifiesta que “tengo algunas dudas de que el Partido Liberal lo pueda hacer, tratando de imponer desde Bogotá las aspiraciones de sus candidatos. Creo que toca hacer un trabajo más concentrado en las regiones, respetando las dinámicas locales y no utilizar los avales como un factor de división dentro del Partido sino de unión”.Samper anota que “el Partido no ha hecho una autocrítica de los resultados electorales que prácticamente lo dejaron por debajo del cinco por ciento de los registros de todo el país y me parece que debimos hacer ese examen de conciencia el año pasado para poder recomenzar este año con una nueva propuesta política”.Dice que “son muy interesantes los acercamientos del Partido Liberal y Cambio Radical”, pero llama la atención sobre la necesidad de que haya “una propuesta ideológica concreta, que represente un sitio específico en el espectro político colombiano”.Para el ex mandatario es evidente que en los años 90 se perdió mucho de la base liberal que hoy se tiene que recuperar, por lo que considera que el partido lo que debe hacer es “un acto de reflexión y enmienda”.Al referirse al tema de la presencia de los liberales en la Unidad Nacional, Samper recalca que eso “lo que ha tenido hasta el momento es una expresión parlamentaria y es muy importante, pero adicionalmente el Partido debe buscar otros sectores sociales y regionales y otra manera de hacer la política”.Con base en lo anterior, reconoce que en las elecciones regionales “lo que está de moda son las alianzas y los acuerdos”, por lo que no rechaza de plano que estos acuerdos se presenten en el corto tiempo.En otro plano, el director del Partido Liberal, Rafael Pardo, califica el actual escenario como una competencia en la que “siempre hay riesgo”, ya que “son 1.100 campañas que se hacen en cada municipio, en las que, pues claro, hay competencia y eso es parte de la democracia”.Sobre el reacomodo que plantea Samper, Pardo responde que “eso es lo que hemos hecho, precisamente es en lo que estamos trabajando y creemos que en la dirección correcta”.Sobre las alianzas venideras explica que “si hay una fuerza que sea homogénea pues un candidato tiene fuerza, pero donde no la hay es necesario hacer coaliciones en propósitos de ganar sino de sacar adelante unas propuestas”.Finaliza enfatizando que “el Partido Liberal va a ser la primera fuerza, no sé si eso le parece a usted suficiente”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad