¿Cómo completarán el rompecabezas electoral del Partido Liberal?

¿Cómo completarán el rompecabezas electoral del Partido Liberal?

Agosto 27, 2017 - 04:26 p.m. Por:
Colprensa / El País 
Congreso del partido Liberal

Congreso del partido Liberal

Colprensa

Hace tres meses, en el ‘retiro espiritual’ de los liberales, el expresidente César Gaviria decía al referirse al exjefe negociador Humberto De la Calle que a él había que ayudarlo, pues sin ser de la clase política no podría avanzar en la carrera presidencial.

A casi un mes de realizarse el Congreso Liberal, sigue en el abanico de las posibilidades, y para algunos es la mejor ficha que tiene la colectividad.

“Humberto De la Calle es el candidato del Partido Liberal y la única oportunidad que tienen para tomarse el centro ideológico y lograr aquellos votos que están a favor del proceso de paz, que están asociados al tema de la anticorrupción (...). Es un candidato de opinión pública bastante fuerte y muy seguramente será el Presidente en Twitter”, afirma Carlos Arias, docente de Comunicación Política de la Universidad Externado de Colombia.

Bien dice Arias que De la Calle puede ganar las elecciones fácilmente en redes sociales, pero le faltan las “redes clientelares” que de verdad convierten a candidatos en presidentes, y es precisamente esta razón, dice, la que ha dado espacio a que surjan otros precandidatos.

En el rompecabezas liberal de las presidenciales hay candidatos de todos los tipos: está el que le madrugó a anunciar su postulación, el senador Juan Manuel Galán; el que la confirmó recientemente, el senador, Luis Fernando Velasco; el que se espera anuncie su candidatura próximamente, el senador Edinson Delgado, y la que sorprendió, la senadora Viviane Morales, quizás la candidata con más ideas conservadoras que ha llegado a tener el Partido Liberal.

Pero también están los indecisos, en el que se encuentra el exministro del Interior, Juan Fernando Cristo, quien afirma que emprenderá un viaje por las regiones y luego decidirá -antes del Congreso Liberal-, si se postula o no. Lo que parece traducirse en esperar a que su nombre suene en las encuestas y consolidar el apoyo que tendría, en especial de parlamentarios, aunque se dice que el sector de Simón Gaviria no lo estaría apoyando.

Y en ese mismo grupo de los indecisos está paradójicamente, Humberto De la Calle, quien no descarta irse por firmas sin que eso implique alejarse de los actos liberales.

Para Andrés Felipe Bernal, profesor de la Escuela de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Sergio Arboleda, su apuesta sin duda son las firmas. “Si bien tiene el apoyo y el visto bueno de su codirector Horacio Serpa, él va a buscar una candidatura por firmas. Esto es una doble estrategia porque por un lado le permite alejarse de los partidos tradicionales donde la corrupción está en el top de la agenda, y por el otro, le permite arrancar campaña desde ya”.

Depende del mecanismo de elección

El Congreso Liberal será el 28 y 29 de septiembre, pero allí no se decidirá quién será el candidato, sino el mecanismo de elección del mismo.

Hasta ahora, ha rondado la propuesta de que se haga una consulta interna, pero no se descarta una consulta interpartidista, sobre lo cual hay un debate dado que a unos precandidatos no les beneficia hacer el proceso a nivel interno.

Ese es el caso de De la Calle, que como dice el profesor de la Facultad de Ciencias Política y Gobierno de la Universidad del Rosario, Yann Basset, es un candidato fuerte pero dependiendo del mecanismo que se elija.

“Si es consulta interna no le conviene porque se vuelve mucho más determinante el voto de los caciques del partido que no necesariamente lo van a favorecer, pero si se logra organizar una filosofía que movilice el electorado de una parte de los partidos, pues ahí sí le convendría”, dice Basset.

Como bien lo dijo Gaviria en el ‘retiro espiritual’, De la Calle debe darse a conocer a los congresistas y en las regiones, pues ese terreno no lo ha abonado y de ahí que su estrategia debe ser diferente.

Carlos Arias dice que el camino del exjefe negociador es ir como un candidato alterno sumando alianzas de otros partidos, para que en términos de percepción en el interior del partido le permitan ser el candidato único sin ir a consulta interna.

¿Dónde quedan los otros aspirantes?

Mientras tanto, los senadores Galán, Velasco y Morales, por ahora, no figuran tan fuerte. Ninguno suena en las encuestas e incluso, ya se han empezado a conocer algunas de las condiciones que ayudarían a descartar fichas y que al menos a ellos tres -cuatro si se suma Delgado-, los obligaría a decidir si siguen o no en la carrera por la Casa de Nariño.
Alejandro Chacón, copresidente del Partido, ha dicho que quienes se postulen para la Presidencia tienen que renunciar al Congreso.

Una condición que básicamente busca eliminar precandidaturas, pues según dice el profesor Andrés Bernal, “muchas son para hacerse sonar y los precandidatos saben muy bien que ellos van a ir nuevamente por las curules en el Senado”.

Claro que Chacón no solo pone condiciones para ellos, también dice que De la Calle de postularse, deberá firmar un documento de militancia liberal que evite que se inscriba por otro partido.

En el caso de Viviane Morales desde ya le cerraron el camino, al menos el copresidente Horacio Serpa, quien dijo que quien los represente tiene que comprometerse con, primero, la defensa del acuerdo de paz -del cual ella ha sido crítica-, y segundo, con la defensa de los derechos de las minorías sexuales -y ella promovió el referendo contra la adopción de parejas homosexuales y personas solteras-. Así, el rompecabezas va tomando forma.

Pero igual, la situación sigue siendo una incógnita frente al exministro Juan Fernando Cristo, quien parece una competencia fuerte ante De la Calle por el aval liberal. Tiene lo que no tiene el exnegociador de paz: apoyo en el interior del partido, pero le falta respaldo de la opinión pública.

Pero para el profesor Arias, elegir a Cristo no sería una buena idea: “El partido eligiendo a un precandidato como Cristo claramente se llevaría una votación electoral fija. Es decir, tendría los votos duros del partido porque ya son votos cautivos, votos que Cristo no solo conoce, tiene y ha macerado, sino que tiene completamente articulados. Sin embargo, perdería un voto de opinión que es el que siento va a terminar decidiendo las elecciones, que es ese voto de centro ideológico”.

Por supuesto, lo anterior no significa que los dos sean las mejores opciones. Para algunos son la peor opción de la colectividad, como lo dice el profesor de la Facultad de Ciencia Política y Gobierno de la Universidad del Rosario, Enrique Serrano, quien señala que el Partido Liberal debe cambiar de estrategia.

“De la Calle y Juan Fernando Cristo están salpicados de modo irreversible por la sombra de Santos, el proceso de paz y de todas las dificultades que ha pasado durante los últimos meses. Por eso yo creo que ni el uno ni el otro representan algo plausible para un partido con tanta experiencia como el Partido Liberal”, afirma.

Coalición

Para las elecciones presidenciales de 2018 debe haber una coalición para poder llegar a la Casa de Nariño, y habiendo tantos candidatos en el Partido Liberal, pero por ahora ninguno tan fuerte que logre arrasar, la coalición básicamente es el objetivo.

Por eso es que la estrategia de De la Calle llega a funcionar tan bien para los liberales. Una idea que coincide con lo que dice el analista Andrés Bernal. “Necesita desmarcarse, hacer coalición, y finalmente decir, bueno yo acojo el Partido Liberal y a los demás sectores para ir por la candidatura y no perder los esfuerzos de la paz”.

En ello coincide el profesor Yann Basset, quien dice que “no hay votos para tanta gente” y resultaría un peligro dividir los votos ‘de la paz’. Pero Enrique Serrano afirma que una coalición liderada por De la Calle no será posible: “No les alcanza, yo creo que ese es el territorio político que está cultivando con habilidad y con maña Germán Vargas Lleras, y que por eso frente a este -disidente de su propio partido-, me parece que el Partido Liberal no tiene candidato, o que si es De la Calle está condenado al desastre”.

Lo más seguro sería, según Serrano, una consulta interpartidista, que de hacerse no incluiría a Vargas Lleras: “Él está también cansado de la sombra negativa del Partido Liberal y de La U, y él tiene un movimiento. Si estuviera en esa tónica ya habría reaccionado”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad