Un expresidente de la Corte Suprema de Justicia en prisión, acusado de traficar con sentencias, y dos más en proceso por idénticas razones, además de un magistrado en ejercicio del mismo tribunal acusado de maniobras similares, son razones suficientes para reconocer la emergencia moral por la que atraviesa Colombia.