Los cuatro huracanes de grado 4 y 5 que se han presentado en el Caribe en el último mes, son la demostración de que el cambio climático no se puede seguir ignorado.