Carreteras para los municipios o ciencia; obras públicas o investigación científica. En ese dilema están los 1,5 billones de pesos de las regalías que dejó el boom pretrolero, destinados a la investigación y el desarrollo intelectual, que quedaron sin uso y aún esperan su destino.