Y nada que arranca

Noviembre 21, 2015 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

En septiembre del 2014, cuando con Vicepresidente a bordo se entregó la planta de tratamiento de lixiviados del antiguo ‘Basuro de Navarro’, se abrió la esperanza de acabar con una de las causas de la contaminación que padece el río Cauca.Catorce meses después sigue sin entrar a operación y apenas ahora se realiza el mantenimiento que requiere la maquinaria de la planta para garantizar su funcionamiento.Más grave es que, aun cuando el trabajo deberá estar listo en 25 días, no se sabe quién será el operador encargado de tratar 450.000 metros cúbicos de líquidos tóxicos acumulados en el basurero.Navarro fue clausurado hace ocho años, un tiempo muy largo como para que la ciudad y el río del que se surte de agua al 75% de su población, sigan padeciendo el daño que el ‘basuro’ les ha causado.Mucho más cuando la solución definitiva se encuentra lista y tan sólo requiere de gestión y voluntad.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad