¿Y los responsables?

Julio 24, 2010 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

El desmonte de la ciclorruta del Oeste es la mínima respuesta que el Municipio debía dar a las reiteradas denuncias de los habitantes de ese sector de la ciudad, en el sentido de que era una obra inoficiosa.Pero las acciones del Estado no pueden terminar allí, porque fueron $174 millones los que se desperdiciaron en unos trabajos que, además, quedaron inconclusos.De ahí la necesidad de que los organismos de control hallen a los responsables de planear, contratar y ejecutar la supuesta ciclorruta, que en vez de cumplir con el propósito de incentivar la práctica deportiva se convirtió en un dolor de cabeza para sus vecinos.Los caleños no quieren que se guarden las tachas que retiraron de la Carrera Primera, sino que el Dagma y la Emru emprendan obras que realmente signifiquen un beneficio para la ciudad y no proyectos como éste, una verdadera estafa a los recursos públicos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad