Voluntad y obras

Mayo 28, 2011 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Por primera vez, el Municipio logró desalojar las invasiones del jarillón del río Cauca, una acción que sólo necesitó de la voluntad de la Administración Local y del entendimiento de las 900 familias que desocuparon la zona.Cabe recordar que la urgencia por recuperar ese dique que protege de una eventual inundación a Cali no ha sido un embeleco: es la obligación de proteger una obra que fue construida para evitar los embates del río Cauca y sus consecuencias sobre un millón de habitantes. Ahora, hay que cumplir con compromisos como su reforzamiento, la erradicación de la hormiga arriera que carcome sus cimientos y la construcción de un parque que ayude a preservar el jarillón.Las platas están ahí: el Municipio hará su aporte y la CVC debe entregar los recursos asignados, provenientes de la sobretasa ambiental de Cali. De esas obras y de que se eviten nuevas invasiones depende la seguridad de buena parte de la ciudad.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad