¿Voluntad de paz?

¿Voluntad de paz?

Septiembre 27, 2017 - 11:30 p.m. Por: Editorial .

Los atentados terroristas del ELN contra el oleoducto Caño Limón Coveñas le dejan a Colombia pérdidas más graves que las económicas.

Los ataques del martes y de la semana pasada a la tubería por la que se transporta el petróleo causó uno de los peores desastres ambientales, con consecuencias aún incalculables.

La mancha del crudo derramado se ha extendido a lo largo de 107 kilómetros del río Catatumbo y de las quebradas La Cristalina y La Tiradera, que surten de agua a las poblaciones de Teorema, El Tarra y Tibú, en Norte de Santander.

Mientras tanto 2140 hectáreas de tierras, en las que se asientan 300 predios, están anegadas por el vertimiento.

En el 2017 van 45 atentados a Caño Limón Coveñas, razón por la cual este año el oleoducto sólo ha operado uno de cada dos días, y son nueve los ríos contaminados en la región del Catatumbo y en Arauca.

En promedio los ataques del ELN contra la infraestructura petrolera dejan pérdidas anuales por $600.000 millones, lo cual le abre un hueco a las finanzas del país.

Pero los mayores daños los sufren las comunidades aledañas y la naturaleza, cuyos ecosistemas pueden tardar hasta dos siglos en recuperarse.

¿Esa es la muestra de paz que le da ese grupo guerrillero a los colombianos? Si en verdad existe la voluntad de llegar a un acuerdo, que el ELN le ponga fin a sus prácticas letales y se comprometa a reparar el inmenso desastre que le ha ocasionado al medio ambiente.

VER COMENTARIOS
Columnistas