Violencia atroz

Octubre 14, 2013 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Los habitantes de Buenaventura no pueden seguir siendo víctimas de la violencia que los golpea día a día.Es aterrador y macabro la serie de asesinatos registrados en los últimos cuatro meses en esa ciudad, donde seis personas han sido descuartizadas, tres de ellas en septiembre. El obispo Héctor Epalza ha denunciado en varias oportunidades que esos casos hacen parte de la violencia atroz que viven en el puerto, pero sus palabras no parecen ser escuchadas.Está claro que, para acabar con esos hechos tan deplorables, es necesario la colaboración de los gobiernos Nacional, Departamental y Municipal y la intervención decidida para acabar con las bandas criminales que azotan a la ciudad. Buenaventura no puede ser la presa eterna de estos casos ni de la pobreza a la que ha sido sometida por la desidia que el Estado ha tenido con la comunidad más grande de Colombia sobre el Pacífico.

VER COMENTARIOS
Columnistas