¿Víctimas de la naturaleza?

¿Víctimas de la naturaleza?

Marzo 09, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

A Ricardo Rubiano y a su esposa Nancy Rocío, la caleña que murió arrastrada por las aguas del río Pance, nada les decía que esa ola de calor que por meses acompañó a la capital del Valle cambiaría de forma abrupta. Mucho menos que un aguacero fuerte provocaría en unos minutos el aumento súbito del caudal de su río favorito y que este se llevaría la vida de la mujer.Por difícil que resulte explicarlo, lo que sucedió es el resultado de la locura que se le ha provocado al clima mundial con acciones nefastas y sus efectos en el calentamiento del planeta. Y en este caso es también la consecuencia de la indiferencia, el descuido y el abandono que padecen los ríos que atraviesan a Cali.La cuencas de esas fuentes hídricas reclaman por el daño que, entre otros, se les ha causado con la deforestación, el veneno que les inyecta la minería ilegal, las invasiones que no dan tregua y por la falta de protección de parte de las autoridades y de la comunidad.A esas intervenciones indebidas tanto como a la ausencia de autoridad, se debe la fragilidad de esos sistemas y que sus barreras naturales de contención no cumplan su función de regular el cauce. Como sucedió el mismo día con el río Cali, que sus aguas se tornaron negras y emanaron olores fétidos por la contaminación.Entonces hay que concluir que ni el clima está loco porque sí, ni los ríos se vuelven fieras incontrolables porque cayó un fuerte aguacero en medio de El Niño.

VER COMENTARIOS
Columnistas