Verdades y mentiras

Diciembre 16, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Hace cinco semanas, el Valle fue estremecido por la noticia sobre el asesinato y los vejámenes de que fue víctima la señora Dora Lilia Gálvez. Entonces, los medios de comunicación y los periodistas en general empezaron a denunciar los hechos como una aberración más contra las mujeres en Colombia. Por su parte, las autoridades regionales y locales dieron también por cierto los hechos, repudiándolos como corresponde y llamando a la solidaridad contra esos crímenes.Así mismo, sectores importantes de la comunidad realizaron marchas, comunicados y movilizaciones para expresar el rechazo y la solidaridad social que se requiere para evitar situaciones como esas. Ayer, mes y medio después, el informe de Medicina Legal sobre la necropsia practicada en su cuerpo indica que Gálvez murió a consecuencia de un aneurisma cerebral, que no fue violada y que las lesiones se deben a la caída que sufrió producto del mismo. Como es de esperar, la confusión es enorme y no faltan las acusaciones contra quienes denunciaron el hecho, con base en los comunicados emitidos por las instituciones de salud que tuvieron a su cargo el tratamiento inicial de la señora. Además de las explicaciones y disculpas que deben darse por lo equivocado de la información, lo que ahora debe producirse es la claridad absoluta para saber cuál es la verdad y hasta dónde llega la mentira en este caso. Y que se conozca el responsable de la confusión.

VER COMENTARIOS
Columnistas