Vandalismo

Febrero 29, 2012 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

El denuncio sobre el robo de 60 luminarias que fueron instaladas como parte de la recuperación de la ribera del río Cali es sólo uno de los muchos casos de vandalismo que le han costado al Municipio $15.000 millones en los dos últimos años. Tapas de alcantarillas, redes de telefonía y energía y sillas públicas son hurtados sin vergüenza, sin contar las señales de tránsito, violentadas y pintadas con grafitis. La destrucción del mobiliario público se ha vuelto un círculo vicioso, pues elemento que se repone, elemento que desaparece. Y llega al punto en que no se reemplazarán las farolas hurtadas del Oeste hasta que no aparezca un plan de que garantice su seguridad.Es la consecuencia de la falta de cultura ciudadana y de civismo que afecta a todos los caleños, pues los recursos para la reposición del mobiliario salen de su bolsillo. Si queremos una ciudad mejor, tenemos que aprender a cuidarla.

VER COMENTARIOS
Columnistas