Un capítulo más

Julio 15, 2011 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Ni las advertencias de la Procuraduría, ni las protestas del Sindicato, ni la oposición del Gobernador sirvieron para que Acuavalle reversara la licitación con la que en octubre del 2010 le entregó a un tercero la realización de obras de saneamiento básico por 5 años, a cambio de darle un porcentaje de la tarifa de acueducto y alcantarillado.Hoy lo que se denunció en su momento se ha demostrado: cuatro meses después de la firma del contrato, el consorcio Acuavalle 2010 ni siquiera tiene la plata para empezar las obras.El incumplimiento es claro y no se trata de cualquier proyecto, sino de uno en el que se comprometieron $155.800 millones. Por eso es inconcebible que los representantes de Acuavalle 2010 quieran endilgarles a otros la responsabilidad por la negativa del sector financiero a otorgarles créditos. Que le respondan al Valle, al que le toca ver un capítulo más de la infamia que ha padecido Acuavalle en manos del clientelismo y la corrupción.

VER COMENTARIOS
Columnistas