Todo por la plata

Febrero 22, 2012 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Whitney Houston no descanza en paz. El frenesí mercantilista que la agobió en vida, la persigue después de su muerte.Una casa de subastas ya anunció que por US$400 venderá un chaleco suyo; por US$1.000, un vestido y por US$600 unos aretes de perlas falsas, todo con un argumento tenebroso: “Hay que celebrar la vida de Whitney”.Lo que no recuerdan es que en vida no fue ‘celebrada’, sino tratada como un producto que produce ganancias sin límite.Quienes se hicieron ricos explotando su talento no se compadecieron de su drama, la dejaron caer en soledad hasta lo más bajo. Hoy, la casa donde un ‘reality show’ mostró su descenso al infierno de las drogas es vendida por US$2 millones. Su casa disquera reedita sus grandes éxitos y vende al 6.000% según datos de la agencia Nielsen, mientras anuncia que adelantará el estreno de la última película filmada por la estrella. Es el afán de lucro que vive de explotar la muerte.

VER COMENTARIOS
Columnistas