Solidaridad

Mayo 31, 2014 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La liberación de la niña Alejandra Cantoñí, secuestrada el jueves en Guachené, Cauca se logró gracias a la acción conjunta de la población y las autoridades. Por un lado, la Guardia Indígena que emprendió su búsqueda por Toribío y Caloto presionando a los captores y por otro la comunidad que se lanzó a las calles para rechazar el plagio sirvió para que la dejaran libre.Un claro ejemplo de que la solidaridad es el mejor antídoto contra quienes insisten en la violencia.Ahora, lo que queda es que las autoridades investiguen quiénes fueron lo autores de este flagelo para que reciban un castigo ejemplar.Pues no tiene ninguna justificación que por ser hija de un comandante de la Policía sea sometida al flagelo del secuestro y a que sean violentados sus derechos.

VER COMENTARIOS
Columnistas