Sin agresiones

Noviembre 22, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Si el servicio de Uber es ilegal, son las autoridades las que deben perseguir a los responsables y aplicar los procedimientos legales a que haya lugar.No es a través de las vías de hecho, ni haciendo justicia por mano propia, como se logrará que los vehículos afiliados a esa plataforma tecnológica salgan de circulación o dejen de prestar el servicio.Acciones violentas como emboscar a los conductores de Uber para que se detengan, agredir a los usuarios y recurrir a actos de vandalismos, sólo provocan el rechazo generalizado.En especial cuando afectan personas que nada tienen que ver en esa confrontación, como le ocurrió a la médica caleña a la que un taxista le disparó balines a su carro al confundirlo con uno de Uber.El embrollo que se ha formado alrededor de Uber nace de una legislación que se ha quedado rezagada a formas diferentes de ofrecer servicios que brindan seguridad y confort y en general a la tecnología.También de las decisiones que se toman, como la reglamentación de los servicios de transporte de lujo sin tener en cuenta las demandas de los usuarios.Pero por encima de todo está el hecho de que a quienes les corresponde combatir cualquier sistema de transporte ilícito es a las autoridades, que cuentan con los procedimientos adecuados para garantizar la integridad y los derechos tanto de los usuarios como de quienes trabajan con Uber.

VER COMENTARIOS
Columnistas