Sí es posible

Noviembre 02, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Si el sistema judicial necesita un ejemplo de cómo es posible funcionar con un presupuesto limitado, debería mirar hacia el Juzgado Promiscuo de Puerto Rico, en el departamento de Caquetá.Ubicado en una de las zonas de mayor conflicto del país, ese juzgado que acaba de ganar el VI Premio Excelencia en la Justicia apenas necesito de un poco de dinero y mucha voluntad para descongestionar la multitud de casos represados que tenía.En vez de esperar a que llegaran los 30 millones de pesos que en promedio les cuesta a los despachos judiciales equiparse con cámaras, pantallas y computadores para realizar las audiencias, el de Puerto Rico invirtió $3 millones en aparatos reciclados.Y el juez se propuso, junto con sus cuatro ayudantes, a no prolongar las soluciones de los casos que estaban a su disposición, ni sentarse a esperar a que se resolvieran los problemas que presentan constantemente los programas utilizados por la Rama Judicial.Así, y para beneplácito de su jurisdicción, han resuelto el cien por ciento de sus casos, un 80% más que el promedio del resto de juzgados en el país.Esa es la eficiencia que demanda la Justicia nacional, que si bien necesita de más recursos y sobre todo debe someterse a una reforma para garantizarles a los ciudadanos el derecho a contar con un servicio eficiente y ágil, requiere sobre todo de funcionarios comprometidos con su labor y con los colombianos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad