Sed eterna

Octubre 17, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La apuesta de Buenaventura por el agua potable va 17 a 2: han transcurrido 17 días del mes de octubre y de ellos apenas 2 días su población ha contado con el servicio.Es la paradoja de un municipio rodeado de agua, ubicado en una zona geográfica con una importante riqueza hídrica y que no ha podido encontrarle solución a uno de sus problemas más graves.La excusa de los cortes constantes en el suministro de agua se queda en la turbiedad que presenta el río Escalerete debido a la intensidad de las lluvias, lo que impide captar el líquido para su potabilización.La otra razón es la lentitud con la que avanzan las obras de mejoramiento en las plantas de tratamiento, que apenas estarán listas el próximo año, pese a la urgencia que tiene hoy la principal ciudad sobre el Pacífico colombiano.Cuando se ve el mismo panorama durante los últimos 15 años, se entiende por qué el actual Alcalde de Buenaventura le pide a la nación que tome acciones, ponga en cintura al operador Hidropacífico o rescinda el contrato y busque nuevas alternativas.También se halla la razón de las protestas que se realizan, como las de los vecinos de la Comuna 12, donde no ha habido una gota de agua potable desde que comenzó octubre.Difícil es que una población progrese y se abran nuevas oportunidades para sus habitantes, cuando un derecho básico, como el de tener acceso a servicios públicos esenciales como el agua, se sigue incumpliendo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad