Racionamiento absurdo

Noviembre 22, 2011 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Las estufas a gas apagadas y las familias saltando matojos para ver cómo cocinan; los restaurantes andando a media marcha y ofreciendo lo básico; miles de taxis y de vehículos parados porque se quedaron sin combustible; las industrias viendo qué hacen para no parar la producción.Todo por culpa del absurdo racionamiento que vive desde el viernes el suroccidente colombiano por los daños que causó un derrumbe al tubo que conduce el gas natural a la región. La culpa no es del invierno, al que ahora le quieren endilgar la responsabilidad, sino de la falta de previsión del concesionario y del Estado, así como de su incapacidad para superar la eventualidad.Son un millón y medio de usuarios, de ellos 800.000 en el Valle del Cauca, que están perjudicados porque nunca se tomaron las medidas que permitieran tener alternativas frente a una emergencia.Lo que demuestra la debilidad de un sistema al cual no se le han exigido las garantías suficientes que eviten causar daño a tantos colombianos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad