Que respondan

Septiembre 10, 2010 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Gran revuelo nacional e internacional produjo el supuesto hallazgo en La Macarena, Meta, de una fosa común en la que estarían sepultadas dos mil víctimas de ‘falsos positivos’.Senadores como Iván Cepeda y Piedad Córdoba no tardaron en capitalizar el ‘macabro descubrimiento’ para desacreditar al Estado y a la Fuerza Pública, y ganar protagonismo. Primero fue el sepulturero quien aseguró que no había tal fosa común y luego la ONU realizó una inspección y halló que en el lugar hay un cementerio legal, aunque manifestó su preocupación por más de 400 personas sin identificar que están allí enterradas. Las autoridades tienen la obligación de identificar esos cadáveres y dilucidar las causas de sus muertes.Y los senadores Cepeda y Córdoba deben hacerse responsables por pretender sacar réditos de un hecho, exagerándolo para conseguir repercusiones en la política.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad