Por la seguridad

Diciembre 07, 2013 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Las extorsiones que sufren los socios y propietarios de busetas afiliadas a la Cooperativa de Transportadores de Trujillo es una extensión de la delincuencia que azota a Tuluá y al centro del Valle.Con un cese de actividades los conductores que reciben amenazas y a quienes se les está exigiendo sumas hasta de $500.000 mensuales piden a las autoridades atención y respaldo.Los afectados tienen derecho a trabajar con tranquilidad y a que se les respete la vida.Por eso es necesario que sean escuchados y las autoridades velen por su seguridad, para que casos como el del conductor que fue atacado a tiros a la altura del corregimiento de Nariño al cubrir la ruta Tuluá-Riofrío-Trujillo no vuelvan a ocurrir.No basta con que las autoridades digan que las amenazas provienen de bandas criminales que operan en la región, ahora es necesario que actúen y protejan a quienes son extorsionados.

VER COMENTARIOS
Columnistas