Petición absurda

Octubre 19, 2012 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La mesa de diálogos instalada ayer en Oslo entre el Gobierno y la Farc no es un espacio en el que quepa cuanta organización o persona quiera acogerse a un eventual proceso de paz.Por eso llama la atención la solicitud del extraditado jefe paramilitar Salvatore Mancuso, quien pide que se le permita participar de las conversaciones, bajo el argumento de que si no se tiene en cuenta a todos los actores del conflicto, la historia violenta del país podría repetirse.Mancuso debe saber que este no es el momento para revivir los fantasmas del paramilitarismo ni para que algunos personajes como él quieran hacer protagonismo.El gobierno ha querido hacer en Noruega unas negociaciones serias, sin afanes mediáticos, para tratar de llegar a unos acuerdos con las Farc.Y eso debe respetarse.

VER COMENTARIOS
Columnistas