Peor el remedio

Marzo 04, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Al parecer, Guillermo Grosso, encargado de la gerencia de Saludcoop tras la intervención a esa EPS, terminó siendo la segunda versión de Carlos Palacino.A Grosso se le acusa de realizar contratos onerosos para la entidad como la compra de camionetas blindadas, realizar fiestas navideñas con costos que superaron los $400 millones, remodelar oficinas en momentos en que se imponía la austeridad, así como de favorecer con contratos a familiares y amigos cercanos.De confirmarse las denuncias, quien luego de anunciarse la liquidación de la entidad pasó a ser presidente de Cafesalud, se podría afirmar que el remedió resultó peor que la enfermedad.Lo que lleva a preguntar en dónde estaban las entidades de vigilancia, como la Superintendencia de Salud que nombró a Grosso en el cargo, para garantizar que no se repitiera el descalabro que llevó a la intervención estatal de Saludcoop y solucionar los problemas que se presentaban.O dónde estaban los organismos de control, responsables de hacer los seguimientos pertinentes para evitar nuevos actos de corrupción o desfalco.Si bien Guillermo Grosso fue destituido esta semana de su cargo como presidente de Cafesalud, EPS a la que fueron trasladados 4,5 millones de afiliados de la entidad liquidada, los alcances de su gestión deben ser investigados y si es del caso recibir las sanciones del caso para que no se repita el robo de Saludcoop.

VER COMENTARIOS
Columnistas