Pasión y violencia

Diciembre 19, 2011 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La frustración y el dolor que acompaña a los seguidores del América por su descenso a la B es entendible.Pero no justifica los desmanes y actos de vandalismo que se presentaron luego del partido en el que el cuadro escarlata descendió de categoría.Además de los destrozos en el estadio Pascual Guerrero, 17 locales comerciales fueron atacados y 169 vehículos resultaron dañados.Mientra tanto a los centros de salud ingresaron 10 personas heridas, la mayoría por la acción de explosivos que fueron denotados durante los disturbios, y 62 personas fueron detenidas.Sin duda el fútbol es un deporte que despierta muchas pasiones, pero la derrota de un equipo no se puede convertir en motivo para que se recurra al desenfreno y a la violencia que disfrazan con el duelo para agredir y destruir.

VER COMENTARIOS
Columnistas