¿Oídos sordos?

Noviembre 29, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La manera de acabar con las especulaciones sobre la salud y la integridad Odín Sánchez es que el ELN lo libere.No son pruebas de supervivencia como las que entrega de cuando en vez esa guerrilla para explotar el sufrimiento al que ha sido sometido el exgobernador del Chocó, lo que espera el país. Tampoco promesas que se incumplen o son usadas para manipular a la opinión pública.A Odín Sánchez lo ha usado el ELN de las formas más bajas: hace siete meses fue obligado a reemplazar a su hermano, quien tras tres años de secuestro estaba entre la vida y la muerte; ha sido objeto de extorsión al exigirle a su familia una millonaria suma para liberarlo; ahora es utilizado por sus secuestradores para ganar protagonismo en un proceso de diálogo que no acaba de nacer.Lo más reciente son las pretensiones de los jefes del ELN de utilizar su tragedia y de su familia para chantajear a la Nación y exigir que a cambio de él se saque de la cárcel a dos miembros de esa guerrilla.Las condiciones en que se encuentra Sánchez son inciertas y sólo se sustentan en la palabra del ELN. Como es una incertidumbre si sus jefes tienen la intención real de liberarlo o si se le seguirá utilizando para manipular al país y los diálogos de paz.La exigencia de Colombia es clara: que el ELN deje libre al exgobernador y a todos aquellos que permanecen secuestrados. De lo contrario, el diálogo estará condenado al fracaso.

VER COMENTARIOS
Columnistas