Ocho años después

Ocho años después

Mayo 29, 2018 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Desde que se destapó el escándalo del carrusel de la contratación en Bogotá, uno de los peores casos de corrupción en Colombia, el abogado Álvaro Dávila fue señalado entre los responsables.

Era abogado consultor del Distrito, cercano a los Nule y amigo desde la infancia del entonces alcalde de Bogotá Samuel Moreno y de su hermano, el senador Iván Moreno.

De Dávila se dijo que era el ‘cerebro’ encargado de concertar las citas en las que se hacían los negociados, manipular las licitaciones y los contratos para favorecer al grupo Nule, al que se le entregó el 70% de la contratación de infraestructura de la Capital, así como determinar el monto de los sobornos y sus beneficiarios.

Con ese entramado se defraudó al Estado en más de dos billones de pesos y por el cual, después de ocho años, se encontró culpable a Álvaro Dávila.

Si bien la Justicia al fin actuó, demoras como ésta ponen en riesgo los procesos judiciales, permiten las prescripciones y dejan en libertad a los causantes del desfalco público.

Con Dávila ya son 29 las personas condenadas por el carrusel de contratos de Bogotá, pero aún faltan varios juicios por concluir, mientras no se sabe cómo se resarcirá el daño causado al Distrito y a la contratación en Colombia.

Que haya concluido el juicio a Dávila es una noticia positiva, pero no deja de ser grave que las maniobras dilatorias y la manipulación de las garantías procesales se utilicen para ponerle barreras a la Justicia y a la persecución de los culpables de la corrupción en Colombia.

VER COMENTARIOS
Columnistas