Obras eternas

Junio 04, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Dos de las megaobras que se iniciaron hace seis años en Cali parecen destinadas a convertirse en elefantes blancos para la ciudad.Tanto la pavimentación de la vía a La Paz como el puente vehicular de la Avenida Circunvalar entre carreras 78 y 80, se debieron entregar en el año 2012.Cuatro años después, en vez de facilitar la movilidad de los caleños, esas obras se han convertido en obstáculos para la circulación, mientras los vecinos del sector ven cómo las calles frente a sus casas permanecen destapadas por cuenta de unos proyectos que ya califican como “eternos”.Es el resultado de unos contratos que desde el principio fueron cuestionados y de un constructor, el consorcio Vías de Cali SAS, que ha incumplido constantemente con su deber y ha sido sancionado por ello. Si a esto se suman los líos financieros que le surgieron al contratista por ser socio de los Nule en las obras de Bogotá y en el Túnel de la Línea, se debe reconocer que desde su inicio las obras estaban destinadas a tener problemas.Tan increíble como que todo ello sucediera, es que el Municipio no haya tomado los correctivos necesarios, como declarar la caducidad del contrato, para evitar llegar a esta situación.Ahora lo que esperan los ciudadanos es que así como se les exigió cumplir con el pago de valorización, el Municipio cumpla con la entrega de las megaobras para que la ciudad siga avanzando en su modernización y movilidad.

VER COMENTARIOS
Columnistas