No se pudo

No se pudo

Enero 23, 2018 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

La meta que Colombia hace cinco años se fijó para erradicar a más tardar en julio del 2018 el uso de mercurio en la minería legal e ilegal, no se cumplirá.

Ese era el propósito del Plan Nacional de Mercurio, creado en el 2013, que proponía reducir gradualmente hasta eliminar ese material químico, primero en el sector minero y al 2023 en toda la industria nacional.

A seis meses del cumplirse el límite de tiempo para lograr el primer objetivo, es poco lo que se ha alcanzado; ni siquiera se ha avanzado en el registro de usuarios, que debía estar completo hace dos años y permitiría saber quiénes utilizan mercurio, el manejo que le dan y cuántos de ellos son emisores que irrespetan las normas.

A la fecha apenas se ha logrado que un 4% de esos usuarios hagan el registro, presentándose casos como el de Antioquia, donde están el 46,6% de las minas de Colombia, con apenas una empresa censada.

Así, mientras los planes del Estado para erradicar el mercurio no muestran resultados, la contaminación que ese elemento químico produce le sigue pasando factura al medio ambiente y a la salud de miles de colombianos.

Ríos como el Atrato condenados a muerte lenta son ejemplo de ello; más grave aún son los efectos sobre las comunidades asentadas en las riberas de esos afluentes, expuestas a enfermedades mortales por culpa de ese veneno.

El fracaso del Plan del Mercurio demuestra que las políticas o los decretos no son suficientes si no se ejerce la autoridad y hay firmeza en los controles.

VER COMENTARIOS
Columnistas