No más permisividad

No más permisividad

Mayo 08, 2014 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Luego de la tragedia, al Gobierno le corresponde asegurarle a los habitantes de Santander de Quilichao que la mina de San Antonio no siga siendo motivo de desgracia e ilegalidad.Es su deber garantizar que la explotación de oro será erradicada y que no serán permisivos ante una actividad que con sus máquinas y la sed de riqueza fácil se ha convertido en un peligro para el medio ambiente y la vida de quienes la ejercen. Por eso, además de identificar y castigar a los responsables del daño ambiental y social en San Antonio, se espera que el Estado tome las decisiones para remediar el desastre producido por sus años de ausencia injustificada. Sin embargo, hasta que las autoridades no resuelvan qué va a pasar con la explotación de oro que hoy enluta al norte del Cauca, la zona mantendrá acordonada por la población para evitar que la minería ilegal continúe su curso.

VER COMENTARIOS
Columnistas