No hay dicha completa

Mayo 08, 2013 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Con el fallo de la Corte Constitucional que pone fin al régimen especial de pensiones para congresistas y magistrados de las Altas Cortes se impone la sensatez.Y se acaba con las desigualdades que se generaron por no aplicar para todos la reforma constitucional del 2005, que derogó las excepciones en materia de jubilación y estableció unos topes pensionales.El país nunca entendió por qué se mantuvo hasta ahora un régimen especial que benefició exclusivamente a quienes hacen las leyes y a quienes se encargan de hacerlas cumplir.En medio del beneplácito por la sentencia, y sin conocerse aún si será retroactiva, queda el sinsabor de que la Corte se haya demorado ocho años en precisar los alcances de un mandato constitucional.De haberse hecho efectivo en su momento, habría ahorrado miles de millones de pesos que beneficiaron a decenas de congresistas y magistrados.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad