No es el camino

Septiembre 08, 2015 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Perseguir y sancionar el servicio de transporte que se presta a través de la aplicación Uber es una función que les corresponde a las autoridades colombianas.No es a través de las vías de hecho, como la protagonizada en Bogotá por varios taxistas, que persiguieron, amedrentaron y amenazaron a una usuaria de ese sistema, como se solucionarán las discrepancias o se harán respetar las normas.Si Uber fue declarado ilegal en Colombia, el Gobierno no puede mantener una posición ambigua en la que no adelanta las acciones para impedir su uso o para reglamentar un servicio que muchos colombianos están dispuestos utilizar.Mientras ello no suceda, los ciudadanos tienen derechos que no pueden ser vulnerados.Como tampoco lograrán nada quienes reclaman los suyos convirtiendo en rehenes y sometiendo a vejámenes a los usuarios.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad