No al silencio

Julio 07, 2015 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Las sanciones que el Fiscal General de la Nación pretende aplicar a quienes entreguen a terceros documentos sobre los atentados en Bogotá, atentan contra la libertad de comunicación. Aunque lo ideal sería que quien tenga videos o registros de cualquier tipo acudan en primera instancia a las autoridades, en ninguna parte se prohíbe que prefieran entregarlos a los medios de comunicación o difundirlos por las redes sociales. Así que la advertencia del el fiscal Eduardo Montealegre es una censura que no está consignada en las leyes y desconoce la facultad de los ciudadanos de disponer de ellos.Lo que sí debe pedirse es que en momentos donde el terrorismo ataca para causar daño, maneje la información de manera responsable para no crear pánico.Y que guarde el sigilo que corresponde para impedir que se le haga eco a las especulaciones.

VER COMENTARIOS
Columnistas