¿Misión imposible?

Junio 25, 2017 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Un sueño fallido es la descripción más cercana de lo que es el Ferrocarril del Pacífico para el Valle y para Colombia.

Cuando hace 17 años se decidió revivir el tren en esta región del país, se aseguró que se convertiría en una alternativa rentable para el transporte de carga y en una opción para la movilización de pasajeros.

Hoy, sin embargo, nada bueno ha pasado, el contrato que se adjudicó en el año 2000 ha pasado de mano en mano y no ha sido posible que el ferrocarril funcione como se propuso en un principio.

El futuro es aún más incierto luego de que se evidenciara la incapacidad financiera del actual concesionario, una empresa antioqueña a la que se le cedió el manejo del ferrocarril a finales del año pasado, para cumplir con sus obligaciones, incluido el pago de salarios a sus trabajadores.

Según el director de la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, se está en etapa de liquidación del contrato, un proceso que aún puede demorar algunos meses.

La incertidumbre es qué sucederá después de que ese proceso concluya, si se buscará un nuevo concesionario o cómo se garantizará que la próxima vez el Ferrocarril del Pacífico sí funcione como se espera.

Mover por tren desde Buenaventura una carga inicial mensual de 80.000 toneladas, de los 15 millones que salen y entran por el puerto, con lo que se garantizaría la rentabilidad del sistema, no debería ser una misión imposible.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad