¿Medidas improvisadas?

¿Medidas improvisadas?

Abril 08, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Como parte del ‘plan especial‘ de ahorro energético, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció otra insólita medida: durante dos meses no se laborará los días viernes en las entidades públicas. Esta hace parte de una lista de decisiones, que no parecen muy eficaces, con las que el mandatario pretende enfrentar los efectos de la sequía del Fenómeno del Niño y los problemas de generación de energía que conlleva. Ya en el mes de febrero el mandatario recortó, por tercera vez en seis años, la jornada laboral de sus empleados de 40 a 36 horas y les decretó una muerte lenta a los centros comerciales al racionarles durante las horas de mayor afluencia de clientes, el servicio eléctrico. Sin embargo, esto no representó una disminución considerable del consumo de energía. En Semana Santa determinó la suspensión de las actividades laborales con el propósito de ahorrar la mitad del gasto de electricidad nacional, sin los resultados esperados, como reconoció el Viceministro para el Desarrollo del Sector y de la Industria Eléctrica, Freddy Brito, ya que se incrementó el uso de aire acondicionado durante esas fechas. Teniendo en cuenta la escasez que soporta el país y sus bajos índices de productividad, lo que Venezuela necesita son planes de ahorro bien planificados, y no medidas tomadas a sombrerazos como decretar nuevos días feriados o pedirles a las mujeres que no usen secador para el cabello.

VER COMENTARIOS
Columnistas