Más vale tarde…

Abril 19, 2017 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Ocho años se demoraron los organismos de control para establecer que sí hubo detrimento patrimonial y de quién fue la responsabilidad fiscal por la pérdida de $6.825 millones destinados a la construcción de la Terminal de Calima del MÍO.

¿Cómo un acto de corrupción de tal magnitud y que tanto daño le hizo al Sistema Masivo de Transporte de Cali, tardó tanto tiempo en comenzar a resolverse?

Aunque tardío, el fallo de la Contraloría General de la República es un paso importante para determinar quién deberá responder por ese dinero que se embolató y que a valor de hoy llega a $8.529 millones.

Por ello deberán responder los funcionarios de la administración de Jorge Iván Ospina nombrados en Metrocali, que autorizaron en el año 2009 hacer el anticipo a la firma israelí Hafira Ve Hatziva Ltda., incurriendo en irregularidades y permitiendo que la plata se esfumara sin que se hubiera pegado un solo ladrillo de la terminal.

Frente a ese robo descarado, ahora se espera que la Justicia actúe y se defina también la responsabilidad penal para tratar de recuperar algo de los recursos perdidos.

Y que los implicados no aprovechen la demora, esperando que el proceso prescriba y su delito quede en la impunidad.

Esa no es la suerte que se merecen Cali y el Valle, que durante las últimas dos décadas han sido víctimas de la corrupción y se merecen respuestas y acciones claras frente al robo de sus recursos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad