Mal de males

Octubre 19, 2013 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Si hay un poder público en donde la honestidad, la transparencia y la responsabilidad más que virtudes son obligaciones, es en el Judicial.Por eso causa un grave daño a la sociedad el que las entidades encargadas de impartir justicia y castigar a quienes cometen delitos sean permeadas por la corrupción.Es lo que se ha descubierto en los juzgados de Paloquemado, en Bogotá, donde esta semana fueron detenidos nueve funcionarios, incluidos dos jueces, que recibían pagos para modificar procesos, dilatarlos o fallar a favor de los implicados.Vender sentencias es vender el espíritu y la esencia de un Estado de derecho.Y casos como el de los juzgados de Paloquemado le restan confianza a los colombianos en la Justicia que ahora es usada como cómplice de la impunidad.

VER COMENTARIOS
Columnistas