¡Libertad!

¡Libertad!

Septiembre 16, 2010 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Ni siquiera las ampollas de sus pequeños pies han hecho que Johan Steven Martínez abandone la marcha de 100 kilómetros desde Ospina, su tierra natal, hasta el Santuario de la Virgen de las Lajas.El hijo de Libio Martínez, el militar que ha sufrido durante más tiempo el yugo del secuestro de las Farc, alberga la esperanza de que su caminata le sirva para rescatar a su padre de semejante padecimiento.Su hazaña es un acto de valor y madurez que debe servir para que todos los colombianos recuerden que hay decenas de compatriotas que siguen viviendo la tragedia de estar separados por la fuerza de sus seres queridos.Es por ello que no debería pasar un día sin que el país expresara su rechazo vehemente a la repugnante práctica del secuestro que, en el caso del pequeño Johan Steven, lo ha mantenido privado de su padre durante doce largos años.

VER COMENTARIOS
Columnistas