Larga tragedia

Abril 13, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Diez años se prolongó la tragedia para los damnificados de la avalancha que sepultó a Bendiciones.Si el 12 de abril del 2006 quienes vivían en esta vereda de Buenaventura vieron cómo sus ilusiones, junto con sus casas y 38 de sus vecinos, quedaban sepultados por el lodo, la década siguiente se les fue en mantener la esperanza, sin dejarse vencer por la desesperación que traen consigo tantas promesas incumplidas.Al fin ayer, con la entrega de sus nuevas viviendas empezaron a recuperar, al menos en parte, esa vida que el deslave les arrebató.En el entretanto, las 217 familias que se salvaron vieron cómo su tragedia los convirtió en instrumento para los intereses políticos de unos cuantos, que los usaron o manipularon a su conveniencia.Y cómo quedaron en el centro de la confrontación entre la Alcaldía de Buenaventura, el Departamento y el Gobierno Nacional que se peloteaban la responsabilidad de ayudarlos y el deber de ser solidarios con las víctimas.Si algo bueno trajo la tragedia fue que la Nación debió mirar hacia la zona y decidió realizar las inversiones que demandaba el tramo de la vía hacia el puerto más importante de Colombia, destruida por la avalancha.Muy cerca de esa carretera, igual que antes pero a 10 kilómetros de su terruño perdido y una década después, hoy la gente de Bendiciones pudo al fin amanecer de nuevo bajo un techo propio, así las promesas de un nuevo futuro no se hayan aún cumplido.

VER COMENTARIOS
Columnistas