La mala hora

Marzo 14, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Los 13 policías de Cali que fueron capturados la semana pasada por colaborar con bandas delincuenciales, minan la credibilidad de la institución.Sin embargo, no hay que desconocer la labor de la Policía que lucha por perseguir delincuentes así se trate de sus propios compañeros, quienes abusando del poder que les da portar el uniforme ayudan a alimentar la inseguridad en la ciudad.Por supuesto que lo ocurrido preocupa a los caleños. Según los informes de la misma Policía, once de los uniformados recibían coimas de una banda dedicada al microtráfico para no realizar controles a los expendios de droga en el barrio Sucre. Mientras que los otros dos son señalados de ayudar a los jefes de los antiguos R15, una de las estructuras de atracadores más grande que hay en la ciudad.Sin duda son hechos dolorosos porque el resultado es el rompimiento de la confianza en una de las instituciones más queridas por los colombianos. Por eso, recuperar la reputación de la Policía de Cali es una necesidad y un compromiso que han adquirido sus integrantes a través del ‘Plan Transparencia’.Para lograrlo, las autoridades deben seguir actuando con rapidez, hacer público cada caso, desterrar la corrupción y castigar con severidad a los involucrados en hechos que amenazan a la sociedad.Y escuchar el reclamo de la ciudadanía frente a hechos que atentan contra su seguridad y tranquilidad.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad