La historia de siempre

Febrero 22, 2017 - 03:03 p.m. Por: Editorial .

Al paso que va, la recuperación del Acuaparque de Buenaventura se convertirá en una nueva frustración para la ciudad con más atraso en Colombia.

Tres años después de la firma del contrato y de haber entregado el 94% de los recursos para la obra, y siete meses de retraso sobre la fecha de entrega, los avances del proyecto llegan sólo al 11% según Planeación Nacional.

Todo ello se ratifica ahora por las auditorías que adelanta la Contraloría de la República sobre los recursos asignados a los Municipios y Departamentos a través del Sistema General de Regalías.

Y abundan las preguntas, entre ellas por qué se entregaron $3.413 millones, de los $3.627 millones que costaban las obras, sin que se verificaran los avances de las obras.

O por qué ha sido tan tibia la actuación de la Administración Municipal que apenas hace unas semanas solicitó abrirle al contratista un proceso judicial por incumplimiento.

Con razón los habitantes de Buenaventura realizan frecuentes marchas de protesta porque no se terminan las obras que les prometen.

Además, ven cómo los dineros que le llegan a la ciudad para mejorar su calidad de vida y se les brinde mayor bienestar terminan evaporándose.

Al contratista hay que exigirle que termine él trabajo que le fue adjudicado o que devuelva el anticipo entregado y pague por los perjuicios causados.

Pero también hay que pedirles cuentas a quienes desde la Administración Municipal permitieron que todo ello sucediera.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad